FÚTBOL SIN MOVIOLA

barakaldo-c-f-lasesarre-real-sociedad-1948
Un partido del Barakaldo y 22.000 recuerdos diferentes en Lasesarre

….y llegaba el domingo por la noche. La familia al completo se arremolinaba frente al televisor disfrutando de la cena y viendo el telediario. Si eran futboleros, luego llegaba Estudio Estadio. Amplios resúmenes de las mejores jugadas Vaya golazos!! Y vaya paradones. La “R” de repetición en la parte superior derecha de la pantalla hacía recrearte en el regate que dejaba sentado al defensa para sacar la zurda y clavar el balón en la escuadra. Y como no, esa polémica!! ¿Fue penalty? ¿Estaba en fuera de juego?. Había repeticiones suficientes para aclararlo o mantener el debate hasta el día siguiente en colegios y trabajos. Eran fenomenales las noches de los domingos.

Pero no, a muchos no nos parecía suficiente. Porque esa tarde del domingo no estuvimos ni en San Mames ni en Atotxa, no estuvimos en El Molinón, tampoco en Las Gaunas. La pasamos como siempre puntuales a las 5 en Lasesarre. Y amigos, ahí no había moviola.

Si tenías un poco de suerte ese fuera de juego no te pillaba hablando con el de al lado. Y si te acompañaba la mala fortuna la jugada del gol te cogía demasiado lejos no pudiendo distinguir su autor. Aunque a eso, hay que señalarlo, los seguidores del Baraka le ponían remedio cambiándose al fondo de ataque del equipo. Los de preferencia cubierta hacían por acercarse también. No todo iban a ser desventajas.

Para otras cosas el remedio era difícil. Cuando disfrutábamos de un golazo, lo hacíamos solo una vez, no íbamos a verlo nunca más. No había televisión en el campo para repetirlo una y otra vez durante la semana, y los reportajes, y al año siguiente recordando el enfrentamiento, y todos los años…y es que es precisamente eso lo que contribuye a precisar los recuerdos. Todavía seguimos gozando golazos de los ochenta en un precioso ataque de nostalgia retro. Pero no los nuestros. Los nuestros no. Esos los tenemos que rescatar del baúl del olvido. Además nos gusta hacerlo.

Gracias a las Teles locales

Con la revolución de Internet se ha democratizado bastante el fútbol. Sabemos que podemos despistarnos un poco porque enseguida estará al alcance de un click cuantas repeticiones deseemos. No había clicks en los tiempos de la Tercera de los primeros ochenta, ni tampoco en la 2ªB de los finales 80.

Llegaron los 90, con ellos la TV local de Barakaldo, TELE 7, dispuesta a subir la vetusta escalera situada en tribuna que conducía al intimidante cubículo de TV. Si te olvidabas que ahí en lo alto estabas a merced de los elementos o de que en algún mítico pataleo se rompiera la madera, la posición no era mala. Seguridad en el trabajo tampoco, preferible subir con arnés. Pero ahí estaban, dispuestos a grabar los partidos para emitirlos al día siguiente. También amplios resúmenes del ambiente de los derbys. Suponemos que celebrando el centenario de la entidad ya ha pasado por la cabeza de sus actuales profesionales rescatar documentos imborrables de la extensa videoteca que deben tener. Trabajo arduo. Es más, ya lo ha empezado a hacer y hemos podido disfrutar de algún partido de play-off como el Baraka – Levante del 94 que ha podido de nuevo ver la luz volviendo a nacer contribuyendo a precisar nuestros recuerdos. Fútbol para el recuerdo.

Hasta que eso llegue seguiremos recordando como tesoro personal aquel día en el que Iñaki Moreno agarró el balón en media cancha y empezó a tirar paredes y gambetas, tremendo chicharro dejando atrás contrarios y patas arriba Lasesarre. O aquella hermosa chilena de Gamboa al Manlleu. También los penaltys inmisericordes de Imanol Ibarrondo noqueando a algún desgraciado portero. Nos gustaría volver a disfrutar de los paradones del portero del Hullera, impresionante y ovacionada actuación y eso que se llevó 6 para casa. O como no, las diabluras de Eguiguren en el área. O podemos remontarnos mas en el tiempo para revivir los goles de Goyenechea o las genialidades de Sarabia en aquel año mágico que casi ascendemos a primera, recrearnos con las imágenes del ascenso del 88. Y volveríamos a disfrutar con el partidazo que soltó el Baraka en aquel 2-1 al St. Andreu en el 91, o las 14.000 decisiones erróneas del trío arbitral, las otras 14.000 en las que acertaron, o al revés no lo sabremos. Era fútbol sin moviola…

                                                                                                                                     Alberto Sánchez

CARMELO, UNA DÉCADA DE LEYENDA

barakaldo-cf-fc-barcelona-1981
El Baracaldo C.F. en el Camp Nou. 21 de Enero de 1981 Vuelta de 1/16 final copa del rey

Capitanear al Barakaldo C.F. en el Nou Camp no es poca cosa, es más, solo él lo hizo. A buen seguro esa eliminatoria frente al F.C. Barcelona es uno de los mejores recuerdos de Carmelo en el fútbol. Es una imagen icónica. Pero tiene que competir por fuerza con otros dos momentos mágicos: Fue protagonista de los 2 últimos ascensos del Baraka a Segunda División. No haber podido llegar a Primera División, ni de cachorro con el Athletic Club, ni en esa alucinante temporada del 78 en Lasesarre donde solo un suspiro y dos miserables puntos negaron al Baraka el ascenso a la gloria, puede ser su espinita clavada.

Carmelo Mardaras Cedrún (Durango 1-3-1951) llevaba el fútbol en la sangre desde niño, no en vano es sobrino de una leyenda del balompié como es Carmelo Cedrún histórico portero del Athletic Club y entrenador en dos etapas del Barakaldo C.F. Otro tío, Serafín Cedrún, fue portero también en el Baraka de los 60 y es primo de Andoni Cedrún que defendió el arco del Real Zaragoza de los 80. Nuestro Cedrún, en cambio, no iba para portero.

A un pasito del debut

Aunque con el tiempo fue retrasando su posición a la de libre empezó de 7 en el filial de su querido Athletic; le definían como un medio con llegada, de fuerte disparo, buen lanzador de faltas e infalible desde el punto de penalty. En el banquillo del club de ibaigane de finales /principios 70 se sentaba el inglés Ronnie Allen que hacía alternar al joven Carmelo los entrenamientos con el primer y segundo equipo. Llegó a jugar algún amistoso como aquel de la famosa anécdota en Ipurua. El campo de la S.D. Eibar estrenaba una flamante iluminación y lo celebraba con un amistoso entre Real Sociedad de fútbol y Athletic Club. Ronnie convocó a Carmelo. En un momento, penalty a favor y desde el banco se ordena tirarlo al joven cachorro. La pegó fuerte, fiel a su estilo, y el zapatazo que repelió en el larguero fue directo a golpear los flamantes focos armeros. “Carmelou, la iluminación de luces!!!” Le gritaba Allen desde la banda con su inefable acento inglés.

Hace bien poco Carmelo reconocía “Una pena, justo cuando el mister me iba a conceder la alternativa, lo cesaron. Ahí me marche al Barakaldo” El durangotarra estaba a un paso de debutar en partido oficial con la elástica rojiblanca cuando efectivamente cesaron a Ronnie Allen y todo cambia. Ahí empieza su historia con el club fabril, atravesaría toda la década de los 70 en el Barakaldo C.F.

El Baraka de Eusebio Ríos

El ascenso del 72 brindó al club de la margen izquierda la posibilidad de competir en la categoría de plata tras 6 años en Tercera. Curioso fue que lo ascendió su tío Carmelo Cedrún, pero aún no era el momento de coincidir en el Baraka, cosa que ocurriría años más tarde, puesto que Cedrún no obtuvo la confianza para dirigir al equipo en Segunda siendo relevado por Eusebio Ríos. Las primeras temporadas fueron exitosas para el club acabando en los puestos nobles de la clasificación. El elegante centrocampista, todavía con 20 añitos tendría que esperar un poco para asentarse en el 11 del equipo. Aunque bien está recordar ese 0-1 en el Sánchez Pizjúan frente al Sevilla C.F. el año de su debut y siendo titular. Compañeros de aquellos primeros 70 del Barakaldo de Eusebio Ríos serían los Bitoren Bibao, Dani, Escalza, Victor, Ibarrondo, Ramirez Escudero, Uriona, Carlos, Arechalde, Lalo……tres años increíbles para los gualdinegros hasta el descenso en el 75 en una desgraciada promoción de permanencia con el Ensidesa en la que Carmelo fue testigo directo jugando los últimos 45 min. en tierras asturianas.

Barakaldo CF Sevilla sanchez pizjuan 1972
Bitoren Bilbao, Carlos, Ramirez Escudero, Arechalde, Nando Tito, Dani, Escalza, Larreina, Ibarrondo y Carmelo (o-1 Escalza)

Dos ascensos y una temporada mágica

1975-77 Dos añitos en Tercera, la actual 2ªB que comenzaría en la 77/78, dieron paso a un Carmelo de 24 años muy asentado en el equipo con media de mas de 25 partidos de titular, lanzando faltas, goles… muchos de penalty. Ya era titular en la promoción de ascenso contra el Cádiz viviendo desde el césped la derrota en Carranza por 3 a 0 que no se pudo remontar en lasesarre. Una experiencia dolorosa que le haría ir creciendo como futbolista. No en vano acabaría la década y su periplo en el Baraka ejerciendo de capitán.

Pero antes pasaron muchas cosas como el campeonato y ascenso de 77, con el inolvidable y recientemente fallecido Fernández Mora de entrenador que continuaría al año siguiente para completar el casi ascenso a Primera del 78 con Bengoechea y Sarabia arriba destrozando defensas. Compañeros de aquellas gestas serían los Larreina, Dueñas, Juanjo Benito, Regulez, Collantes, Abiega….

Barakaldo CF Terrasa FC 1977_78
Terrasa F.C. – Baracaldo C.F. 20/11/77 (2-1) Aizpuru, Martín, Aguirrebengoa, Larreina, Abiega, Duñabeitia, Regulez, Carmelo, Bengoechea, Sarabia y Sainz

Otro desgraciado descenso (78/79, a pesar de los intentos de salvación con los refuerzos de invierno del argentino Cioffi y Faubel) e inaugurar la hoy muy conocida 2ªB con el último ascenso a Segunda del Barakaldo C.F. Campeones 1980! con Beascoechea de entrenador en quien no se puso la suficiente confianza para la siguiente campaña en Segunda y Carmelo Cedrún tomó el relevo. Fue de auténtico vértigo ese final de década.

Así, se encontrarían tío y sobrino, Carmelo y Carmelo, por fin en el Baraka. Lástima que la temporada no se dio. “Venía pidiendo un goleador a gritos” clamaba el mister “El que viene marcando goles es mi sobrino Carmelo, que es líbero” aseguraba irónico. Y es que efectivamente fue el segundo goleador de la campaña con 7 tantos detrás de Sainz con 12. Bueno, tanto tensó la cuerda que los malos resultados trajeron un cese y un descenso después. Todavía no hemos vuelto. Los artífices junto a nuestro protagonista del último gran logro gualdinegro fueron los Meléndez, Sainz, Liceranzu, Basdasco, Irusta, Larreina que seguía en el equpo, Sebas y Manolo que ya llevaban un tiempo, Merayo, Otaolea, Mayayo…

Y ahí le tenemos, enero del 81 , en el Camp Nou dando la mano a Joaquín Albadalejo (FCB) en la vuelta de unos dieciseisavos de final de copa, donde se compitió a nivel 1-1, si bien se iba con la eliminatoria cuasidecidida por el 0-2 de la ida. Es una foto para la historia y un fantástico colofón a la carrera de Carmelo en Lasesarre y en ese Barakaldo C.F. de leyenda.

De Barakaldo a Burgos

Carmelo Mardaras Barakaldo CFReside en Burgos desde hace años. Se encuentra cómodo en la ciudad, “la ciudad es limpia, el clima me gusta y estoy cerquita de casa” confesaba. Ahí recaló en el 81, tras abandonar un Baraka en crisis, permaneciendo 4 temporadas en el Burgos C.F. la primera en 2ªA y las tres siguientes en 2ªB. luego regentó un local de hostelería y trabajó en una agencia de seguros hasta su jubilación.

Carlos Terrazas le propuso en el año 2000 ser delegado del Burgos, ”soy una especie de relaciones públicas que me ayuda a estar vinculado al mundo del fútbol y tampoco tengo demasiada responsabilidad” comentaba, y ahí estuvo unos años.

Ésta , en fin, es la dilatada historia de un gran futbolista que vivió en primera mano la llamada segunda época dorada del Barakaldo C.F. una década que los que tuvieron la suerte de disfrutarla se la narran a otros con suerte de escucharla.

Un artículo de TAFFY para HISTÓRICO BARAKALDO C.F.