DERRIBO DE LASESARRE. FEUDO DEL BARAKALDO

Unas campas bajas, surcadas de zanjas que inundaban el campo de juego con agua salada de las pleamares, sirvieron en 1919 de estadio de fútbol al Barakaldo C.F. durante 81 años. La vieja tribuna del antiguo Lasesarre se comenzó a construir en 1922 y se remodeló en el 28. Su última reconstrucción data de 1948, donde se introdujo el túnel de vestuarios para la salida de los jugadores puesto que antes salían por un costado. Se mantendría prácticamente inalterada hasta su derribo definitivo.
El 1 de Enero de 1950, en un partido contra el C.A.Osasuna, empezó a funcionar el marcador donado por la caja de ahorros municipal de Bilbao, con taquillas debajo, éstas sufragadas por el club. Poco antes en la temporada 1945-46, regala la casa OSBORNE un sencillo tanteador, cuya colocación fue en la esquina que daba a la entrada por la calle Murrieta y otro “tanteador simultaneo” se instaló en los años 50 en el fondo “La Cábila”. Éste es el tiempo también de la construcción de la cubierta de la preferencia.
El flamante alumbrado de Lasesarre se inauguró el 26 de Octubre de 1972 con un partido amistoso frente al Athletic club de Bilbao. Para ello, siendo Causo Presidente, se aprovecharon las torres que se desmontaron en San Mames cuando el Athletic Club modificó su sistema de alumbrado. Para la ayuda a su financiación se emitieron una partida de Bonos pro-iluminación de 500 pesetas sin interés. En 1977 fue levantado y replantado el terreno de juego y se colocaron las vallas protectoras que separan el terreno de juego de las localidades para los espectadores.
El 21 de diciembre de 1977, el Baracaldo C.F. propietario del campo y ante una penosa situación económica del club cede las instalaciones al ayuntamiento que había comprado los terrenos adyacentes. Se establece un contrato del Club con la corporación para la utilización del campo de Lasesarre por el Barakaldo, además de percibir la correspondiente compensación económica en función del valor calculado mediante tasación.
El viejo Lasesarre se cerró el 29 de octubre de 2000, con el partido liguero entre Barakaldo C.F. y C.A. Osasuna B.
El derribo del Campo de  Lasesarre, feudo y fortín del Barakaldo se inició un 22 de Febrero de 2001.
barakaldo-c-f-derribo-lasesarre-7
Foto: Barakaldodigital.com

EL CARNÉ DE SOCIO

“Un buen Barakaldés puede presumir de todo cuanto guste en su vida, pero sus presunciones nunca serán completas si no es socio del Barakaldo C.F.”

Carlos Ibañez Lopez

barakaldo-c-f-carne-de-socio

Gracias a la inestimable aportación de nuestro amigo Ricardo Zapatel recuperamos éste carné de socio de Marino Zapatel Bienzobas correspondiente al año 1927, así como sus abono de la temp. 1939.
Marino Zapatel fue tesorero del Barakaldo durante las temporadas 1930-31, 31-32 y 32-33 en la Junta Directiva en la que fue Presidente Luis Rayan.
Repitió experiencia esta vez como directivo en la junta en la que fue presidente Cipriano Abad durante las temporadas 1945-46, 46-47 y 47-48.
barakaldo-c-f-1939
Una joya para el archivo del Barakaldo
En 1948 se hicieron nuevos documentos para identidad de los socios del club. Su coste fue de 12 pesetas, incluidas las fotografías en Foto Merayo. Éste carné perteneció a Deogracias Martín. Ex-presidente del Barakaldo C.F. (1939-1942).

barakaldo-c-f-deogracias-martin

Así eran los abonos de los socios del Barakaldo C.F. en la temporada 1973/74. Ya no nos acordamos de aquel famoso..”Pasa con éste que no está picado…”

barakaldo-c-f-1973-carne

 Con cuanto orgullo conservan éste precioso carné los socios de cuna del Barakaldo C.F….

barakaldo-c-f-eneko

Estamos rodeados de amigos, Jagoba nos cede el suyo. Llegamos a la era del código de barras.

barakaldo-c-f-carne-plastico

Y el carné actual, con aroma a centenario.
barakaldo-c-f-carne-de-socio-2017
Precioso el carné del centenario del Baraldo C.F.

CHUT DE MONTALBÁN EN LASESARRE

Una de nuestras fotografías favoritas. Pedro Montalbán, rodeado de contrarios, chuta dibujando un bello escorzo con la tribuna apretadita al fondo en un C.D. Baracaldo A.H. – Real Zaragoza de la temporada 1955/56.
El fenomenal partido acabó con empate a dos en un año en el que el Baraka clasificaría en mitad de la tabla de Segunda división. Días de gloria.

704859_692038264225505_580896932918303186_o

FÚTBOL SIN MOVIOLA

barakaldo-c-f-lasesarre-real-sociedad-1948
Un partido del Barakaldo y 22.000 recuerdos diferentes en Lasesarre

….y llegaba el domingo por la noche. La familia al completo se arremolinaba frente al televisor disfrutando de la cena y viendo el telediario. Si eran futboleros, luego llegaba Estudio Estadio. Amplios resúmenes de las mejores jugadas Vaya golazos!! Y vaya paradones. La “R” de repetición en la parte superior derecha de la pantalla hacía recrearte en el regate que dejaba sentado al defensa para sacar la zurda y clavar el balón en la escuadra. Y como no, esa polémica!! ¿Fue penalty? ¿Estaba en fuera de juego?. Había repeticiones suficientes para aclararlo o mantener el debate hasta el día siguiente en colegios y trabajos. Eran fenomenales las noches de los domingos.

Pero no, a muchos no nos parecía suficiente. Porque esa tarde del domingo no estuvimos ni en San Mames ni en Atotxa, no estuvimos en El Molinón, tampoco en Las Gaunas. La pasamos como siempre puntuales a las 5 en Lasesarre. Y amigos, ahí no había moviola.

Si tenías un poco de suerte ese fuera de juego no te pillaba hablando con el de al lado. Y si te acompañaba la mala fortuna la jugada del gol te cogía demasiado lejos no pudiendo distinguir su autor. Aunque a eso, hay que señalarlo, los seguidores del Baraka le ponían remedio cambiándose al fondo de ataque del equipo. Los de preferencia cubierta hacían por acercarse también. No todo iban a ser desventajas.

Para otras cosas el remedio era difícil. Cuando disfrutábamos de un golazo, lo hacíamos solo una vez, no íbamos a verlo nunca más. No había televisión en el campo para repetirlo una y otra vez durante la semana, y los reportajes, y al año siguiente recordando el enfrentamiento, y todos los años…y es que es precisamente eso lo que contribuye a precisar los recuerdos. Todavía seguimos gozando golazos de los ochenta en un precioso ataque de nostalgia retro. Pero no los nuestros. Los nuestros no. Esos los tenemos que rescatar del baúl del olvido. Además nos gusta hacerlo.

Gracias a las Teles locales

Con la revolución de Internet se ha democratizado bastante el fútbol. Sabemos que podemos despistarnos un poco porque enseguida estará al alcance de un click cuantas repeticiones deseemos. No había clicks en los tiempos de la Tercera de los primeros ochenta, ni tampoco en la 2ªB de los finales 80.

Llegaron los 90, con ellos la TV local de Barakaldo, TELE 7, dispuesta a subir la vetusta escalera situada en tribuna que conducía al intimidante cubículo de TV. Si te olvidabas que ahí en lo alto estabas a merced de los elementos o de que en algún mítico pataleo se rompiera la madera, la posición no era mala. Seguridad en el trabajo tampoco, preferible subir con arnés. Pero ahí estaban, dispuestos a grabar los partidos para emitirlos al día siguiente. También amplios resúmenes del ambiente de los derbys. Suponemos que celebrando el centenario de la entidad ya ha pasado por la cabeza de sus actuales profesionales rescatar documentos imborrables de la extensa videoteca que deben tener. Trabajo arduo. Es más, ya lo ha empezado a hacer y hemos podido disfrutar de algún partido de play-off como el Baraka – Levante del 94 que ha podido de nuevo ver la luz volviendo a nacer contribuyendo a precisar nuestros recuerdos. Fútbol para el recuerdo.

Hasta que eso llegue seguiremos recordando como tesoro personal aquel día en el que Iñaki Moreno agarró el balón en media cancha y empezó a tirar paredes y gambetas, tremendo chicharro dejando atrás contrarios y patas arriba Lasesarre. O aquella hermosa chilena de Gamboa al Manlleu. También los penaltys inmisericordes de Imanol Ibarrondo noqueando a algún desgraciado portero. Nos gustaría volver a disfrutar de los paradones del portero del Hullera, impresionante y ovacionada actuación y eso que se llevó 6 para casa. O como no, las diabluras de Eguiguren en el área. O podemos remontarnos mas en el tiempo para revivir los goles de Goyenechea o las genialidades de Sarabia en aquel año mágico que casi ascendemos a primera, recrearnos con las imágenes del ascenso del 88. Y volveríamos a disfrutar con el partidazo que soltó el Baraka en aquel 2-1 al St. Andreu en el 91, o las 14.000 decisiones erróneas del trío arbitral, las otras 14.000 en las que acertaron, o al revés no lo sabremos. Era fútbol sin moviola…

                                                                                                                                     Alberto Sánchez