LA PROMOCIÓN DEL 68. BARAKALDO Vs SALAMANCA

Mayo del 68. Universitarios rebeldes buscan desesperadamente el mar bajo los adoquines de París. Jóvenes norteamericanos juegan a pacifistas mientras otros mueren en Vietnam. Suenan The Doors y se experimenta con drogas y estados alterados de conciencia. Una banda de tecnócratas se afana en la bolsa y el ladrillo. Otras bandas crecen un fuego patriótico que tardará en apagarse. Inglaterra acaba de amañar un mundial y pronto Brasil elevará el fútbol a la categoría de arte. Eusebio y su Benfica caen ante el Manchester United en Wembley. El R. Madrid de los ye-yes repiten campeonato nacional y el Barakaldo acaba de disputar su último partido de liga. La promoción de 1968 espera.
Barakaldo CF UD Salamanca 1968
Lasesarre 2 de Mayo de 1968. Jugadores de Barakaldo entrenando en la previa de la promoción

El Club Baracaldo A.H. había competido en el grupo III de la Tercera división durante toda la temporada con la histórica S.D. Indauchu por el campeonato que daba derecho a jugar la fase de ascenso de campeones que, a su vez, constaba de dos eliminatorias. Un tropiezo en casa frente al C.D. Guecho y una derrota en la penúltima jornada frente al Bilbao At. relegaron al Barakaldo a la promoción de ascenso de subcampeones de Tercera y los 4 equipos peor clasificados de los dos grupos que componían la Segunda División. Y además fue una clasificación agónica puesto que empatado a puntos con los cachorros de San Mamés en la última jornada necesitaron un inesperado empate de éstos frente al Club Portugalete para asegurar la segunda posición y optar a jugar una promoción, como las actuales, de tres eliminatorias. El deseado era la S.D. Eibar, subcampeón del grupo IV, la visita del club armero aseguraba el llenazo de Lasesarre pero la suerte quiso que ese primer emparejamiento fuese con la U.D. Salamanca, subcampeón del grupo VIII. Primer partido en casa fijado para el 26 de Mayo.

Méndez, secretario del club, afirmaba que son tres eliminatorias las que tenemos que jugar, si llegamos a la tercera no descartamos el retorno a Segunda, los ánimos están muy elevados. Y sobre posibles refuerzos para esa difícil empresa… !Que más quisiéramos reforzarnos! Tenemos una plantilla escasa pero maravillosa en su afán de lucha. Preguntado por la fama de equipo tosco respondía: El Barakaldo se ha caracterizado siempre por el espíritu de lucha de sus jugadores. Ellos van a por todas, es lo que gusta a la afición. En clave económica los gastos de la temporada estaban cubiertos y se esperaba la promoción como una vía para llenar las arcas del club buscando otras vías de financiación de cara a un posible ascenso al considerar ridículas las 35 pesetas al mes que paga el socio por la tribuna numerada, seguramente la más barata del estado.

Durante el mes que transcurrió desde el final de liga a la fecha de la eliminatoria se programaron dos partidos de preparación (en realidad tres pero se suspendió el amistoso de Avilés). Se buscaron rivales fuertes como eran la S.D. Indauchu y Deportivo Alavés los dos campeones de los grupos vascos de Tercera y que finalmente lograrían ascender a Segunda.

Con lluvia, barro y sin goles

La intensa lluvia caída en Bizkaia hizo retraerse a muchos aficionados de los pueblos vecinos aquel 26 de Mayo, día del partido y menos mal que muchos billetes estaban vendidos. Así el viejo Lasesarre no se llenó, ni de lejos. Fueron 8000 espectadores, que viene siendo un lleno en el nuevo Lasesarre. Otros tiempos. Aproximadamente 500 de esos hinchas eran del equipo visitante, ya sea venidos de Salamanca o como parte de la nutrida colonia charra de Barakaldo que por la mañana visitó el Presidente de la Unión Augusto Pisenta haciendo entrega de una placa conmemorativa. El consuelo de la lluvia era el consabido encharcado del terreno de juego que nos facilitará la goleada. Lo pensaba la mayoría.

Barakaldo CF UD Salamanca 26 de Mayo de 1968
Los capitanes Goyenechea y Esteban, el arbitro Sr.Arnero y el consabido encharcado.

El Club Baracaldo A.H. salió con Cedrún en la puerta; Bilbao, Zamarripa, Méndez; Oleaga, Allende; Humberto, Bustillo, Goyenechea, Polo y Lalo.

Por la UD. Salamanca formaron Chomin; Pedraza, Huerta, Fernando; Juanín, Pollo; Calero, Bizcocho, Amantegui, Salazar y Tapia.

Barakaldo C.F. Salamanca 68 GoyenecheaMuy defensiva la Unión retrasando a sus interiores e incrustando como central al medio defensivo facilitó en buena manera el dominio gualdinegro que se tradujo en ocasiones de Bustillo y Humberto que Chomin, portero charro, bloca con facilidad. Pero el Barakaldo gracias a un juego decididamente atropellado y con cierta lentitud para armar los disparos pronto provoca la desesperación en la parroquia local. Aun así, Lalo dispone de la mejor ocasión del primer tiempo con un cabezazo y certera estirada de Chomin. Ese es el tiempo en el que Polo se resiente del abductor jugando mermado el resto del partido. El resto del primer tiempo dominio local infructuoso en ocasiones y un par de buenos contragolpes salmantinos en los que los extremos Calero y Tapia se presentan solos ante el meta fabril Cedrún que desbarata senda acciones.

El segundo tiempo fue una copia del primero. Dominio inefectivo del barakaldo, fue el central Zamarripa, sumándose al ataque en numerosas ocasiones, uno de los más destacados. Correctos Méndez y Bilbao, discreta actuación de los volantes Oleaga y Allende y negada actuación de los atacantes. Por la U.D. Salamanca destacó la seguridad del portero Chomin, además del medio Pollo y el extremo Calero..rápido, hábil y duro. El arbitro gallego García Rodriguez no agradó. Cometió errores de apreciación y no tuvo la suficiente energía para cortar los pequeños brotes de dureza que surgieron entre algunos jugadores. Empate a cero final.

Barakaldo CF Salamanca 1968
No pudieron los delanteros del Barakaldo romper la muralla del Salamanca

Las primas y el terreno de juego

!Os felicito chicos! Habéis luchado con todas vuestras fuerza. Tendréis la misma prima tanto si ganamos en Salamanca como si perdemos consolaba el presidente Echevarría Lastra. Y añadía: No me parece que son tan buenos, allí les podemos ganar.

Y Ángel Calvo, míster barakaldés se quejaba…Nosotros éramos los que teníamos que atacar. Y para un equipo que ataca y que tiene que generar peligro y hacer juego, un terreno en malas condiciones siempre es perjudicial. Nunca llueve a gusto de todos. Hemos notado la baja de Nando y ha sido mala suerte que Polo se haya resentido a los pocos minutos del comienzo. Y apostillaba: Hemos merecido más y una victoria por un gol hubiera sido mas justo. Para al final tirar de tópico y afirmar que la eliminatoria se nos ha puesto difícil pero todavía quedan 90 minutos por jugar.

La mili y la tuna

La previa del partido de vuelta en el Campo del Calvario salmantino se convirtió en un vía crucis. La noche del sábado se estuvo esperando con impaciencia a Nando pero tras poner una conferencia telefónica al campamento de San Gregorio (Zaragoza) cundió el desánimo. Fernando Lana no figuraba en la relación de soldados con permiso según informó el suboficial de guardia. Nando se perdió los dos partido de la eliminatoria por la mili.

Y a la inquietud del sábado noche sucedió una madrugada de esperpento. A eso de las 3 una incalificable tuna se plantó con todos sus instrumentos a dar la tabarra frente al hotel donde intentaban dormir los jugadores rompiendo el silencio de la noche. Lo que parecía un sabotaje al Barakaldo resultó ser una linda orquestina para robar el corazón de alguna moza de la residencia femenina de estudiantes que se encontraba en el edificio de enfrente. La plantilla del Barakaldo con la tesitura de manifestar su indignación o reírse de la patética postal costumbrista que estaban viviendo.

Día duro en la oficina

Domingo 2 de Junio de 1968. El Calvario no se llenó. A 75 pesetas la general presentó una entrada de 8000 espectadores.

U.D. Salamanca: Chomin; Pedraza, Huerta, Fernando; Segura, Pollo; Calero, Bizcocho, Amantegui, Salazar y Tapia.

C. Baracaldo A.H: Cedrún; Bilbao, Zamarripa, Méndez; Oleaga, Allende; Humberto, Bustillo, Gotenechea, Casas y Zuloaga.

Se da la circunstancia que debido a las bajas de Nando y Lalo por la mili y de Polo, lesionado el domingo anterior, Ángel Calvo alineó de extremo izquierdo al joven Zuloaga con 19 años recién cumplidos y procedente de la Unión Sport San Vicente.

Y prontito se adelantó el equipo unionista. a los 8 minutos un córner sacado en corto por Tapia lo recoge Amantegui y de tiro cruzado cuela el balón por el ángulo. De nuevo dominio del barakaldo pero sin la chispa y garra de Lasesarre. En la primera parte solo cabe destacar un tiro desde fuera del área de Bilbao. El equipo charro creaba peligro en sus ya conocidos rápidos contragolpes.

UD Salamanca Barakaldo CF
El defensa salmantino Huerta y el artillero del Barakaldo Goyenechea disputan un balón por alto

Y en el minuto 1 de la reanudación, gran jugada de Salazar que se interna, muy rápido, por la banda izquierda y tras driblar a Oleaga que trata de alcanzarlo centra largo hacia atrás. Amantegui, bien colocado, remata nuevamente, por bajo, a la mallas. Mazazo moral y un 2-0, losa difícil de levantar. Y más aún cuando se desperdician las dos únicas ocasiones del segundo periodo por medio de Oleaga y Goyenechea.

En plena bajada de brazos gualdinegra caería el tercer gol salmantino  a los 80 minutos. Calero penetra por la izquierda y tira a puerta sin ángulo. Cedrún rechaza pero Tapia que estaba al quite remata a placer.

Sobresalieron por la Unión Calero, Salazar y Amantegui en un notable equipo charro sobre las magníficas condiciones del terreno de juego del Campo del Calvario. Pronto se sustituiría por El Helmántico donde 25 años después se volvieron a encontrar la U.D. Salmanca y el Baracaldo C.F. en otra promoción de ascenso a Segunda. Ese play-off donde cedieron las vallas del viejo Lasesarre.

Union D. Salamanca Barakaldo CF 1968
Amantegui, institución salmantina y autor de dos goles, intenta rematar un balón que bloca el portero del Barakaldo Cedrún.

Y así se fue otra promoción de ascenso para el Barakaldo, no muy diferente a alguna vivida recientemente donde seguimos con mundiales, ligas y copas de Europa. También con paz, drogas y guerras; y con jóvenes del 15-M que vagamente evocan aquel mayo del 68. Tras aquella primavera barakaldesa de finales de los 60 llegó un cálido verano futbolístico a lo largo de la década de los 70. Es tiempo de repetir la historia.

EL DOMINGO QUE CEDIERON LAS VALLAS

Nos encantaría volver a disfrutar de ese partido. En una conversación reciente nos hablaron de una correctamente etiquetada cinta VHS, perdida y hallada al fondo de una vieja estantería. No había nada al conectar el reproductor. Será cuestión de seguir buscando porque necesitamos comprobar que nuestros sentidos no nos engañan y estamos ante uno de los mejores encuentros en Lasesarre de la historia moderna. Volvamos al 94, agarrémonos a las vallas, que vuelva a patalear la tribuna y que tiemble la preferencia con la terrible pelea en el barro del Baraka y esa gran U.D. Salamanca.

Acabamos en 4ª posición ese año y el sorteo fue tremendo. Potentísimas escuadras, todas aspirantes al ascenso como son Levante U.D., U.D. Las Palmas y la Unión Deportiva Salamanca de un joven y prometedor Juan Manuel Lillo que barrióbarakaldo-cf-lillo a sus rivales proclamándose campeón de su grupo practicando un fantástico fútbol combinativo, amante como era de la salida ordenada de la jugada, constantes cambios de posición y el buen trato al balón.
Perdió únicamente 5 partidos de liga, 71 goles a favor y 26 en contra. Una barbaridad. Así las cosas el ascenso no era una meta obligada para los gualdinegros, ni mucho menos. El objetivo era competir y disfrutar del segundo play-off consecutivo. Y más aún cuando se perdió en el debut en la liguilla 1-2 frente al Levante. Y de éste modo, sin ningún tipo de presión se presenta el Baraka de Ricardo Moreno en El Helmántico para rascar un sorprendente empate a uno con gol salvador en el 84´ de Iñigo Irizar en la segunda jornada. Seguíamos compitiendo.

El domingo 23 de Mayo despertó gris con una amenaza de lluvia que al final se cumplió y a las 5 de la tarde, hora de comienzo del choque, los fondos descubiertos de Lasesarre se vaciaron en buena medida para llenar a rebosar la preferencia. Ahí se juntaron muchos. Los habituales fieles de preferencia cubierta, la fenomenal hinchada charra ( vinieron alrededor de 500) con la alegría de la Peña Sta.Bárbara a la cabeza y los chavales de la cábila a los que la a priori impertinente lluvia les había estropeado un poco el tifo (corre el rumor que subvencionado por un candidato a presidente de Athletic club que andaba en elecciones por esas fechas). Lo solucionaron en parte liandola un poco parda y quemando nitrato debajo de la tejavana del lateral a la salida de un todavía llamado Baracaldo C.F. que formó con Castilla en la puerta, Abel, Carlos Docando, Jesús y Gonzalo en defensa. Patxi Bedia gobernando el medio centro con Carrera y Asier Ipiña de interiores y Coca en la media punta. Arriba una gran pareja de delanteros como eran Jon Zamarripa y Pablo Zuloaga. Un 4-4-2 bastante ofensivo de Ricardo Moreno que otra cosa no pero valiente era un rato. Por su parte Juanma Lillo presentaba una alineación de absolutas garantías de victoria. Olabe, Sito, Josema, Torrecilla, Rodolfo, Jandri, Vellisca, Medina, Sukunza, Barbará y Quico. Los once jugadores serían dos años después futbolistas de primera división. Diez con el equipo charro y Olabe, el portero, con la Real Sociedad.

Baraka-Salamanca 1993-94
La salida del Baraka siempre celebrada a pesar de la lluvia

Lucha de titanes

Dos estilos contrapuestos que se intentan imponer en el cada vez mas pesado césped de Lasesarre, partido de taco largo. Varias ocasiones pero 0-0 al descanso. Ahora el Baraka ataca la cábila, una cábila semivacía porque la lluvia seguía arreciando. El ambiente cada vez mas caldeado en las gradas que resuenan como en sus mejores tiempos, cuando en el m.53 Zamarripa anota el 1-0. Locura. Las vallas empiezan a sufrir. Habían resistido muchos años de agua y zarandeo continuo y empezaban a pedir auxilio. El partido se convierte en combate. La Unión sigue intentando salir combinando y aunque se les atragantaba el estado del verde y la buena presión fabril, se le adivina peligro en cada acción. Los gualdinegros aprietan en el medio sabedores de que el marcador y las condiciones del terreno de juego empiezan a jugar a su favor. Con cada robo de balón la hinchada enloquece aún más. Los gritos de BARAKALDO!! ensordecen. Los charcos que hacía un rato que no dejaban ver la hierba se habían transformado en un barro indecente donde las botas se hundían y los tobillos peligraban. Córner a favor y se celebra como un gol colgados de los oxidados hierros. El Salamanca buscaba y el Baraka mordía. Partidazo titánico.

Llegamos al M.75, segundo cambio (en el m.50 salía al campo Noain por Ipiña). Se retira un fatigado Coca y entra el joven Irizar, un jugador revulsivo que no había contado en exceso durante la temporada pero que jugando de titular ya marcó en El Helmántico y que ese día se iba a convertir en uno de los héroes de la tarde cuando le llega  a su banda izquierda el enésimo balón robado en medio campo, se tira un autopase de 15 metros y corre como un poseso detrás de la bola con el puño en alto dirigido a  la  enfervorecida  hinchada del lateral que mira la escena asombrada como quien sabe que está ante algo muy grande.

baraka-salamanca93-94-2-crop
Impresionante la imagen de la preferencia cubierta ese día

Una épica del fútbol que trasciende el deporte y nos traslada al lugar de las cosas increíbles, a nuestro patio de recreo y los partidos eternos con los amigos de la infancia en el barrio que no acababan nunca, cuando no temíamos al clima ni nos preocupaba el empedrado. Pero era cierto, le estábamos pegando un repaso a posiblemente el mejor equipo visitante en muchos años. A todo esto una buena parte de las vallas se encontraban para ese momento medio tumbadas formando un ángulo de 45 grados que acojonaba bastante. La situación empezaba a ponerse peligrosa cuando no ilegal directamente.

Lo que pasó en los minutos finales es muy difícil de contar. Primero porque fue inenarrable y segundo porque nos gustaría tener alguna noción de escritura por mínima que sea para poder hacer sentir lo que vivimos allí. Nos conformaremos con decir que, con el Salamanca v12565511_1663868517234328_71467942067008201_nolcado, Jon “Pitxitxi” Zamarripa en el 88’ marcó el segundo desde la frontal en otro rápido contragolpe haciendo crujir la madera de tribuna y explosionar la preferencia donde vimos a gente colgada de las vallas con la espalda literalmente en el suelo, a los policías en plena dejación de funciones celebrando el gol con sonrisa cómplice, a los hinchas mas veteranos con las manos en la cabeza y a los jugadores venirse caballos desbocados corriendo hacia la peña como pollos sin cabeza. Ahí se jugaron el tipo todos en las vallas, en las no-vallas casi ya. Patxi Bedia con los mocos colgando y la cara totalmente desencajada por la emoción y el barro gritando “por vosotros chavales, Zamarripa secuestrado por los brazos de la hinchada desde el otro lado de la verja, todo el grupo en montonera aplastada contra la piedra, los hierros rotos y oxidados en la grada, la afición golpeándose de un lado a otro. Pudo pasar de todo. Fue maravilloso, una pena no saber contarlo….Final del partido apoteósico que dejaba al cuadro fabril liderando la clasificación en un impresionante cuádruple empate.presentacion1cordoba2ytjmyjmyukmMetidos ahora sí, de lleno en la lucha por el ascenso a falta de tres jornadas. Brillante amigos, fue inolvidable aquel partido. La histórica U.D. Salamanca del doble ascenso (94 y 95) que les propulsó  hacia Primera división en dos años, hincaba la rodilla en Lasesarre.

Con bastante nostalgia y cierta pereza de regreso al 2017 seguiremos revisando baldas, buscando vídeos, igual de aquí sale alguno con el “!!yo lo tengo grabado!!, quien sabe. Hasta entonces fiemonos de nuestros recuerdos, que perduren, que no se borren como aquella cinta VHS de aquella vieja estantería.

HISTÓRICO BARAKALDO C.F.