EL SINGULAR PASO DE PÉREZ-PAYÁ POR EL BARAKALDO

Barakaldo CF Pérez PayáJose Luis Pérez-Payá (Alcoy-Alicante. 28-3-1928) es uno de los más ilustres personajes del fútbol en el S.XX. Futbolista internacional que llegó a ser presidente de la RFEF y uno de los mejores jugadores que han pasado por el Barakaldo C.F.
De familia acomodada para la época, era hijo de un jugador (y después presidente) del Club Alcoyano y ahí empezó su relación con el balón. Preponderando siempre los estudios, vino en 1946 a la Universidad comercial de Deusto a cursar económicas mientras jugaba en su club de fútbol y se matriculaba en derecho como alumno libre en la universidad de Valladolid. El chico además de trabajador tenía dotes de superdotado (acabó la carrera como primero de su promoción).
Dos años en el club Universidad de Deusto y llega la llamada del Barakaldo. Era la temporada 1948/49. Varias fueron las condiciones de Pérez-Payá y su entorno para formar parte del Club Deportivo Baracaldo Altos Hornos. La primera era de obligado cumplimiento: como jugador amateur no podía cobrar. Así, el premio por aquella (la única) temporada en Lasesarre fue un reloj de oro. La segunda premisa era primar los estudios, como consecuencia y última condición solo podía disputar los partidos que se disputaran en casa y los de fuera que se regresase en el mismo día.
Barakaldo CF 1948-49 Pérez-Payá y Venancio
C.D. Baracaldo A.H. 1948/49. De pie: Venancio, Pérez-Payá, Urcelay, Fernández, Jose Luis, Olarieta, Cayetano (portero) Agachados: Albizua, Guridi, Tori Bilbao y Baniandrés.
Pérez-Paya debutó un 31 de Octubre de 1948, jornada 8 de Liga, pudo disputar 12 partidos, todos siendo titular y completando los 90 minutos (en aquella época no estaban permitidos los cambios), en los cuales anotó 6 goles destacando su doblete al Girona FC y su gol ante la Real Sociedad en aquel histórico encuentro con 22.000 personas en las gradas de Lasesarre. De los  12 envites, 10 fueron en casa y unicamente viajó a Gijón y San Sebastian por las conocidas limitaciones de su particular “contrato”. Su último partido fue el 3 de Abril de 1949 frente al Levante.
Las habilidades demostradas con el Barakaldo en Lasesarre de éste gran rematador, con buena capacidad de sacrificio y de destacable desmarque al espacio no pasaron desapercibidas y fue el despegue de su gran carrera en el mundo del fútbol.
Barakaldo CF 1948 pérez-payá
Lasesarre. Gol desde el suelo de Pérez-Payá en presencia de Albizua para el Barakaldo.
Tras un breve paso por el Athletic club donde recibió en compensación el alfiler de corbata de oro del club, debutó en primera con la Real Sociedad, siempre como amateur y aprovechando su etapa estudiantil en tierras vascas. Tras licenciarse en 1950 José Luis pasó el verano en Escocia buscando un descanso que le permitiese volver con ganas de enfrentarse a las oposiciones. Pero a la vuelta tenía varias ofertas de clubes de Primera, entre ellos el Atlético de Madrid. Como la capital le venía bien para sus aspiraciones profesionales, Pérez Paya se encontró de rojiblanco. Dos años en el club colchonero, aún siendo amateur le dieron para ganar una Liga y una Copa Eva Duarte, formando en el centro del ataque la famosa “delantera de cristal” junto a Juncosa, Ben Barek, Carlsson y Escudero.
Pérez-Payá Di estefano Rial Barakaldo C.F.Fichó por el Real Madrid y se hizo profesional. Había conseguido las oposiciones y fue nombrado inspector de trabajo en la provincia de Guadalajara y posteriormente trasladado a Madrid. Con el equipo compartía honores con otros delanteros míticos como Alfredo Di Stéfano, y Hector Rial con los que aparece en la imagen.
Con el Madrid consiguió dos Copas de Europa, dos Ligas y dos veces la Copa Latina. José Luis Pérez Paya en 1957, cuando acababa de cumplir 27 años, tras cuatro en el Real Madrid, dijo adiós al fútbol. Prefería dedicarse a su profesión a pesar de tener numerosas ofertas. Era Delegado del Ministerio de Trabajo en Castellón y eso colmaba sus aspiraciones. Su amor al fútbol le llevó años más tarde a presidir la Federación Española (1970-1975) curiosamente coincidiendo con el inicio de la segunda época dorada del Barakaldo. A buen seguro recordaba desde sus despachos aquellos partidos de barro en Lasesarre del brillante estudiante que sabía jugar al fútbol.

 

 

LLENO EN LASESARRE

Temporada 1948/49. Barakaldo C.F. 1 – Real Sociedad 2. Éste fue el partido con mayor afluencia de público en la historia de Lasesarre. Fueron 22.000 las entradas vendidas para un aforo de 16.000 personas y una recaudación de 160.000 pts. La foto mìtica de abajo corresponde a ese día. La Real ganaría el campeonato ascendiendo a Primera división siendo 5º el Baraka.

1601233_560873790675287_162862400_n

barakaldo-c-f-lasesarre-real-sociedad-1948
Llenazo histórico en Barakaldo con 22.00 espectadores en Lasesarre

LOS JUEGOS DE EUSKADI

Antes de que la ETB se sacara de la manga en la década de los 90 aquel remedo de copa de Euskadi para que un Alavés que purgaba sus penurias económicas y deportivas en tercera sanara un poco sus arcas, hubo un primer intento que no tuvo continuidad y en cuya edición inicial el Barakaldo CF  fue protagonista

barakaldo-c-f-real-sociedad-1978
Los jugadores del Baracaldo C.F. y la Real Sociedad posan juntos al final del partido

Se trató de los Juegos de Euskadi, disputados en 1978, y en los que participaron los dos equipos vascos de Primera división, Athletic y Real Sociedad y los dos que entonces militaban en la categoría de plata, el Barakaldo y el Alavés. Las semifinales, a partido único, depararon un emparejamiento entre guipuzkoanos y gasteiztarras, en el que se impusieron los primeros, mientras que la otra semifinal la disputaron los dos primeros clubs de Bizkaia.

foto-1
Carmelo pugna por un balón con Jabo Irureta durante las semifinales disputadas en Lasesarre. 

Concretamente fue un 5 de agosto de 1978. 7.000 espectadores se dieron cita en el viejo Lasesarre para ver al Athletic de los Iribar, Guisasola, Dani, Irureta o Rojo, entre otros, y presenciar una eliminatoria que tuvo que esperar a la tanda de penaltys para arrojar su desenlace tras terminar sin goles el tiempo reglamentario. En los lanzamientos desde los 11 metros, el Barakaldo se impuso por 3-1; marcaron Martín, Dueñas y Carmelo para los gualdinegros, mientras que solo Vidal (que unos años más tarde jugaría en el Barakaldo) fue capaz de anotar para los rojiblancos, fallando sus lanzamientos dos viejos conocidos de la afición de Lasesarre como Dani y Escalza, además de Churruca.

La final no se disputaría hasta el 23 de diciembre y en ese lapso de tiempo el Barakaldo se vio sacudido tanto en lo deportivo como en lo institucional por varios hechos desafortunados. En el primer aspecto, la negativa racha de resultados situó al equipo muy pronto en las últimas posiciones clasificatorias, lo que acabó provocando que Manolín, técnico que había comenzado la temporada sustituyendo a Fernández Mora, fuera sustituido por García de Andoaín. La mala racha deportiva también se reflejó en lo institucional, y tras una bochornosa derrota en lasesarre por 0-5 ante el Cádiz, la junta directiva de José María Bañales presento su dimisión.

 Lo cierto es que un Barakaldo mucho más centrado en salir del foso clasificatorio en que se encontraba fue presa fácil de una Real Sociedad que comenzaba a esbozar lo que vendría en muy poco tiempo: una racha de imbatibilidad de 32 jornadas y un subcampeonato de liga en la temporada 79-80, y dos títulos ligueros consecutivos las siguientes campañas. El partido se disputó en el viejo San Mamés ante solo 4.000 espectadores. Los guipuzkoanos se adelantaron muy pronto, merced a un gol de Idigoras a los 4 minutos, pero tuvieron que esperar a los últimos 10 minutos de partido para sentenciar definitivamente la contienda con sendos goles de Diego y Periko Alonso.

Por el Barakaldo formaron Aizpuru; Manolo, Docal, Carmelo O, Aguirrebengoa; Martín, Dueñas, Duñabeitia; Collantes, Sainz y Antolín. También jugaron Juan Carlos y Larreina. Los blanquiazules formaron con (¡ahí es nada!) Arkonada; Celayeta, Murillo, Kortabarria, Olaizola; Diego, Alonso, Zamora; Idigoras, Amiano y López Ufarte. También jugó Salva Iriarte. A la conclusión del partido, el míster txuri-urdin, el legendario Alberto Ormaechea, tuvo palabras de elogio para los gualdinegros. “Es un buen equipo. Por los últimos resultados, he visto que ha mejorado y va hacia arriba; espero que salga del agujero en que está metido”. Lástima. No acertó: la siguiente temporada nos estrenamos en 2ªB.

Un artículo de  EL ZURDO