BARAKALDO C.F. – C y D. LEONESA 96/97

18 de Mayo de 1997. Barakaldo C.F. – Cultural y D. Leonesa. Último partido de la liga regular, temp. 1996/97.
Castilla. Urizar, Aguirregomezkorta, Zamarripa, Ipiña y Gonzalo (arriba). Xabier Rebollo, Arcadio, Novoa, Moska y Sesé (abajo).
El inolvidable Iñaki Moreno e Izurza entraron en la segunda parte.
Resultado de 2-1 con goles de Mikel Aguirregomezkorta y Moska. Con el equipo ya clasificado como tercero de grupo descansando quedaron los Ibarrondo, Fuentes, Zarraga y Aitor Aguirre.
La semana siguiente el Baraka comenzaría a disputar un play-off de ascenso a 2ªA frente a Depor B, Córdoba C.F. y Elche C.F.
Historico Barakaldo CF Alineación
A pesar de prepararlo bien no hubo suerte en aquel play-off.

 

 

“ROCKY” LICERANZU: «EL ESTRUENDO DE LA VIEJA TRIBUNA “ACOJONABA” AL CONTRARIO»

Hubo un tiempo en que el Athletic enviaba a sus mejores cachorros a Lasesarre para que terminaran de afilar sus garras. Por el viejo estadio barakaldés, entre otros muchos, desfilaron los Oñaederra, Otaolea, Madariaga, Dani, Bengoetxea, Sarabia o nuestro protagonista, Íñigo Liceranzu, un magnífico exponente de aquella camada que tantos éxitos dio a los rojiblancos allá por los años 80. Un cuarto de siglo después, Rocky también tuvo la oportunidad de entrenar a nuestro equipo durante algo más de dos temporadas.

Comenzando por tu etapa de jugador, tú llegas al Barakaldo la temporada 80-81 cedido por el Athletic.
Sí, después de realizar la pretemporada en el Athletic con Helmut Senekowitsch, no me ven posibilidad de jugar aquella temporada. Tenía por delante a centrales como Guisasola, Andoni Goikoetxea o Purroy, así que llego a finales de agosto y debuto en el Torneo de La Galleta, un “clásico” que entonces el Barakaldo jugaba todos los años.

En un equipo en el que jugabas en el centro de la defensa junto con Carmelo.
…y con Irusta, también procedente de Lezama aunque mayor que yo. Jugué todos los partidos y todos los minutos; solo me perdí un partido por acumulación de tarjetas ante el Cádiz en el Ramón de Carranza. Jugué todos los minutos de los otros 37 restantes

Iñigo Liceranzu. Gol en Lasesarre Barakaldo C.F. 1980
19-10-1980. Liceranzu marcando su único gol como gualdinegro en un Baracaldo C.F. – Cádiz C.F. (2-0)

Aquella temporada hicistéis una primera vuelta muy aceptable con un Txiki Sainz que la acaba como máximo goleador de la categoría, pero que en cuanto empiezan a faltar sus goles, el equipo se viene abajo.
La verdad es que no sé muy bien las razones, porque no tuvimos un lesionado de larga duración. El fútbol muchas veces es inexplicable. Había una plantilla muy maja, ocho o nueve jugábamos casi siempre y creo recordar que entonces había que alinear a dos sub-20, una “patochada” que se le ocurrió a algún iluminado con la intención de rejuvenecer la 2ª división. Yo no lo era, tenía 21 años; estaban Zamorita, Uribe y Castander (también Teo Rastrojo, N. del A.). Teníamos un equipo que estaba bien para la categoría; no para hacer lo que tres años antes habían conseguido los Bengoetxea y Sarabia, cuando se estuvo a punto de subir, pero no para bajar.

En el banquillo Carmelo Cedrún, que a falta de cinco jornadas fue sustituido por Mané, un novato en la categoría.
Cuando llegó Mané aún había posibilidades de salvación, pero es muy poco tiempo para hacer algo. El nivel de aquel equipo no era para haber bajado, pero fuera sacamos muy pocos puntos. Yo creo que con Mané el equipo era un poco más estable. Con Carmelo Cedrún eramos una caja de sorpresas, podíamos ganar como nos podían ganar.

Del buen nivel en determinados momentos de aquella temporada, da buena cuenta la victoria en Lasesarre por 2-0 en la jornada 11 ante el Castellón, que llegaba invicto y que acabó ascendiendo y como campeón.
Recuerdo aquel partido porque Carmelo Cedrún me dice antes de empezar: “anule usted a Planelles”. Planelles era la figura del Castellón, un hombre que había jugado muchos años en primera división. ¿Cuál era el problema? Que Planelles era medio, con lo que estuve todo el partido en el medio campo, pero, eso sí, Planelles no la tocó. Yo, nada, pero él, tampoco.

Por cierto una de las imágenes más escalofriantes que recuerdo de aquella temporada fue un choque “cabeza con cabeza” con el malacitano Filgueira en Lasesarre.
Sí, recuerdo que la jugada fue al lado de los banquillos. Yo iba a por el balón, se metió él por delante, llegó antes que yo, y el cabezazo que iba a dar al balón se lo pego a él. Ambos acabamos sangrando, pero él, peor parado, ya que estuvo un par de días ingresado en Cruces con conmoción cerebral.

Y de aquella temporada es obligado recordar la eliminatoria de Copa del Rey de tercera ronda en la que os enfrentáis al Barcelona, a la postre campeón del torneo.
En esa eliminatoria fue al revés que en la liga: fallamos en casa, porque en el Nou Camp hicimos un partidazo. En Lasesarre la clave fue el danés Simonsen, nos volvió locos en la banda derecha. En el Nou Camp hicimos lo que pudimos, pero pesó mucho el 0-2 de la ida en Lasesarre; lo que hicimos fue echarle garra y amor propio, por eso empatamos a uno y dejamos muy buena sensación, aunque yo hubiera preferido que fuera al revés: perder 2-0 en Barcelona y en casa, al menos, haber sacado un empate para que los aficionados se fueran contentos.

Liceranzu históricobarakaldocf barcelona campnou
21-1-1981. Rocky Liceranzu defendiendo la zamarra del Barakaldo en el Nou camp

Alguna anécdota de aquella campaña
Recuerdo que antes de los partidos tenía la costumbre de tomar un bitter, el míster me veía hacerlo. En una ocasión que no lo tomé me dijo: “oiga, usted no se ha tomado el bitter, ¿cómo vamos a ganar así?”. Y es que Carmelo Cedrún era muy supersticioso. En el mundo del fútbol hay muchas manías: la mía era la de ser el último del once inicial en pisar el césped.

¿Mantienes contacto con aquella plantilla?
Muy poco. De los de Barakaldo, cuando he estado allí he visto a Juan Carlos o Manolo. Hace varios años estuve con Jon Agirrebengoa en Mungia. Alguna vez he coincidido en Lezama con Ángel Iturregi, y también me he encontrado con Sebas, mi pareja de mus en los viajes.

¿Consideras que el Barakaldo fue importante en tu evolución posterior como jugador?
Lo fue. Primero, porque jugué en una categoría superior a la que lo había hecho hasta entonces, 2ªB con el Bilbao Athletic. En segundo lugar, porque me sirvió para que los técnicos de Lezama ratificaran que si en 2ªB iba sobrado, en 2ªA, también. Jugué todo lo que pude y la federación me permitió; solo me perdí un partido por acumulación de tarjetas. El resto, todo y todos los minutos.

Por cierto, en aquella época era muy habitual que el Athletic enviara jugadores a “curtirse” a Lasesarre. Sin ir más lejos, en el equipo campeón de las ligas 82-83 y 83-84 estabáis Dani, Sarabia y tú, que habíais jugado en el Barakaldo.
Sigue habiendo cesiones; de hecho, yo cuando estuve entrenando tuve a Jon Vélez y Moya como cedidos. ¿Qué es lo que ocurre? Que el Barakaldo no está en 2ªA; si lo estuviera estoy convencido de que habría 3 o 4 jugadores cedidos todos los años, y no de los que salen de Bilbao Athletic o Baskonia, sino de aquellos a quienes no se ve aún posibilidad de jugar en primera, pero que pueden estar en segunda.

Barakaldo C.f. Rayo Vallecano 1981
8-2-1981. A.D. Rayo Vallecano-Baracaldo C.F. (3-1) Santamaría, Juan Carlos, Carmelo, Rastrojo, Dueñas, Juan Ángel, Liceranzu (de pie). Manolo, Sainz, Iturregui, Uribe (agachados).

EL BANQUILLO DE LASESARRE
Rocky Liceranzu entrenador Barakaldo C.FTras dos décadas y media, en la temporada 2005-06 vuelves al Barakaldo, pero al banquillo. A falta de ocho jornadas, para sustituir a Iñaki Zurimendi, cesado tras una derrota en Portugalete por 2-1, y en una situación ciertamente complicada.
Juegan por la mañana. Yo estaba en Mendizorroza viendo un partido del Alavés y recibo unas llamada del presidente Miguel Acero para decirme que estaban reunidos y que querían estar conmigo. Quedamos aquella noche y en menos de media hora llegamos a un acuerdo. El Barakaldo tenía muy buen equipo y yo tenía la ventaja de que conocía a casi toda la plantilla y a muchos de ellos los había tenido en el Amurrio.

El equipo se salva de promoción y descenso en la última jornada tras una victoria por 0-1 ante la Real B con gol de Joseba Del Olmo.
De los ocho partidos restantes, tuvimos que ganar cinco, lo cual no está nada mal. Recuerdo que en aquel partido ante la Real B que, por cierto, ya se había metido en el play-off, metí en el equipo a gente veterana como Armendariz y Galder, porque creo que es lo que hacía falta en esa situación. De aquel equipo, el único fijo era el lateral izquierdo Txiki Lombraña, cuya titularidad yo ya anunciaba en el entrenamiento del jueves. Recuerdo que en mi primer partido contra el Real Unión, que perdimos por 0-1 en Lasesarre, fue expulsado: me pidió perdón varias veces; a la tercera tuve que decirle que no le diera más vueltas y dejara de pensar en ello.

Continúas la siguiente temporada, en la que hay una renovación casi absoluta de la plantilla.
Entre otros, llegan jugadores como Cerro, Álvaro o Solaun, a quienes yo había entrenado en el Amurrio, Moya y Jon Vélez, cedidos del Athletic, o Ibai Rejas, un jugador muy polivalente a quien yo ya había visto con 18 años en el Aurrera de Vitoria y me había impresionado por su rapidez.

Se termina la temporada en sexto lugar. ¿Lo consideraste un éxito o un relativo fracaso?
Para mí, aquella temporada ocurre algo muy importante y es que a mitad de temporada nos quedamos sin Unai Alba, que ficha por el Athletic y llega Iago Herrerín, aún muy joven. Ese cambio fue muy importante, vital, ya que Unai era el mejor portero de la categoría y, probablemente, nos hubiera dado esos dos puntos que nos faltaron para entrar en el play-off. No obstante, creo que fue una temporada mejorable, porque también teníamos a Jon Velez, un Ferrari, rapidísimo, el mejor punta de la categoría.

Liceranzu historicobarakaldocf
IÑIGO LICERANZU, más de dos temporadas en el banquillo de Lasesarre

…y en Lasesarre comienzas a ganarte fama de “amarrategui”.
El público decía que lo era, pero el caso es que hicimos bastantes goles, y eso que entonces aún no había la cultura que hay hoy en día de defender con el balón, con la posesión. Cuando no lo tienes, habrá que defender. Recuerdo que en defensa tenía un pilar, que era el jefe, Javi Cerro, rápido y que, sin ser muy alto, iba muy bien por arriba, disciplinado e inteligente. Si le decías, “ese no tiene que tocarla”, no la tocaba; tenía unas cualidades físicas enormes.

La siguiente temporada, vuelta a empezar: muchas bajas y muchas altas.
Hay que rehacer. Ahí es cuando llegan Kali Garrido, Huegún o Rebollo, un hombre que había empezado a jugar al fútbol muy tarde, pero que tenía una técnica espectacular. También llegan Koldo Garcés del Sestao y Antxon Muneta del Zalla. Teníamos dos laterales como Urbano, que arriba te daba lo justito, pero que atrás era inconmensurable, y por la izquierda Lombraña: los que jugaban por delante de él tenían la orden de que cuando pasaba “el expreso”, ellos hacia dentro, dejándole sitio, y luego balón por delante, a la carrera porque Txiki, con el balón en los pies, era algo torpe, pero si se lo dabas en carrera era capaz de ponerla muy bien. Eso, a la parte derecha del equipo contrario la mataba; basculábamos hacia ese lado. Y tampoco me quiero olvidar de Isidro, un jugador al que había traído la temporada anterior tras hablar con Raúl Otxoa, a quien había tenido en el Amurrio, y que había sido compañero suyo en el Chaves portugués. Me dice que lo lleve a ojos cerrados, aunque ya tenía 35 años. No jugaba mucho de inicio, pero prácticamente entraba en todos los encuentros. Leía muy bien los partidos: si íbamos 0-0 y había que acelerar el partido, él lo aceleraba; si lo sacaba con 2-0 a favor, y había que templarlo, él lo templaba. Un jugador veterano, de esos que saben lo que hay que hacer en cada momento y que, además, en las jugadas a balón parado, la ponía muy bien.

No obstante, la temporada llevaba camino de ser gris, hasta que enlazáis seis victorias seguidas, entre las jornadas 19 y 24, que os meten arriba.
Sí. Fuimos de menos a más y cuando llegamos a las últimas jornadas, estábamos que nos salíamos. Como empieces muy fuerte y llegues al final fundido, no tienes ninguna posibilidad. Al principio no apretábamos tanto, para llegar al final como llegamos.

Y llegamos vivos al partido de Ponferrada en la última jornada. Y lo ganamos…
Tuvimos la suerte de que la Ponferradina no se jugaba nada, ya habían quedado campeones de grupo. Por eso, aunque se pusieron 2-1, siguieron jugando abiertos; de hecho, hay un mano a mano con Xabi Pascual, que al final la salva, que podía haber sido el 3-1. Luego, dos goles de Germán Beltrán, que había salido desde el banquillo, nos dieron la victoria y la clasificación.

Y al play-off. Contra el Girona.
La ida, en Lasesarre, fue un monólogo. Si hubiera tenido que ganar alguien, teníamos que haber sido nosotros, pero no ganamos porque no acertamos. Nos fuimos con el mejor empate posible y había sensación de que podíamos. Allí la tuvimos, con el penalty fallado por Beltrán, que hubiera sido el empate a uno pero no lo metimos.

¿Diste el objetivo de la temporada por cumplido o crees que se podía haber subido?
Estuve una semana que no sabía ni donde estaba, porque el disgusto que me llevé fue de los gordos. Yo veía que ese año, esa plantilla podía subir; además, físicamente, estaban en unas condiciones muy buenas. Era el momento y, además, lo tuvimos en las manos.

Por cierto Íñigo, ¿Beltrán era tan decisivo como nos parecía a todos?
Beltrán era el gol. Recuerdo un partido en Las Gaunas contra el CD Logroñés, épico. Estábamos aguantando el 0-0 pero nos estaban llegando; de pronto, coge Germán un balón por banda, dribla a uno y se la mete al portero por el palo contrario: 0-1 y se acabó el partido. Decisivo.

Es obligado preguntarte por el affaire Rob Davies.
Simplemente se enfadó porque no jugaba. Recuerdo un partido de Copa contra el Mirandés, que se decidió a penaltys. Él fue uno de los que lanzó: le pegó duro y lo metió; a continuación, me viene y me dice: “¿Lo he hecho bien?¿Te gusta cómo lo he tirado?”, y ya ahí me dije, “este está enfadado”. Al poco tiempo desaparece, pero yo no dije en ningún momento que se fuera, de hecho, entraba en esos 20-21 jugadores con los que yo contaba, pero se fue él.

Pese a alcanzar el play-off, no continúas en el banquillo gualdinegro.
Creo que fue en la jornada 26, no recuerdo contra quién jugábamos, el público comienza a meterse con el equipo y yo lo que digo en la rueda de prensa es que el público no se preocupe y que anime a los jugadores, que yo al final de temporada me voy. Si no estaban contentos, yo tenía claro que me marchaba, por lo que lo único que hice fue cumplir con la palabra dada. Hubo muchos que me dijeron que me tenía que haber quedado, que podríamos haber conseguido el ascenso la temporada siguiente, pero tal y como estaba el público era muy difícil, porque desde el minuto uno ya estabann pitando. Y yo decía, no les pitéis porque les influye y si queremos obtener los resultados, esto no nos va a ayudar mucho; si el problema soy yo, me voy.

¿Consideras que el público de Lasesarre fue excesivamente crítico contigo?
No, si el ser crítico conmigo está bien. El problema es que lo estaba pagando el equipo, se ponía nervioso y no jugábamos bien.liceranzu historico barakaldo cf

¿Crees que los aficionados barakaldeses somos demasiado exigentes?
Si estás en 2ªB, tienes que ser consciente de que estás ahí y no vas a tener jugadores de 2ªA. Este año, creo que tiene un delantero de 2ªA como es Vitoria. Si no estás de acuerdo con el entrenador, espera al final y pitas al entrenador, pero no pites al equipo.
¿Volverías a entrenar al Barakaldo?
Sí, pese a que Barakaldo es un sitio complicadito. Yo estuve más de dos años, pero es muy difícil, hay mucha tensión.

UN FÚTBOL DISTINTO
¿Ves muchas diferencias entre el fútbol vizcaíno de antes y el actual?
¡Hombre! Desde el momento en que han cambiado los campos, que ahora son de hierba artificial, es evidente que las hay. Nosotros, de chavales, jugábamos en arena o barro, donde no se podía jugar igual que en hierba artificial; el tipo de jugador que salía de ahí es muy diferente al que sale ahora que, técnicamente, es mejor, pero en cuanto a fuerza, velocidad, garra y ganas, yo creo que eran mayores antes, al llevar desde niños peleando contra más obstáculos que ahora. ¡Ojo! No porque fuéramos unos fenómenos.

¿No crees que el Athletic es demasiado absorbente a nivel del fútbol en Bizkaia?
Yo creo que si el Barakaldo estuviera en 2ªA, iría más gente a Lasesarre. El Athletic, además, le ayudaría más con jugadores, por pura conveniencia. No es solo que esté el Athletic, porque hay sitio para un Barakaldo en 2ªA, pero si no has estado en esa categoría desde 1981 no es porque el Athletic esté al lado: mírate a ti mismo, porque algo has hecho mal.

Por último, has jugado en tres estadios míticos: Anfield…
Lo que más me llamó la atención de Anfield es que no tenía vallas, cuando aquí, en aquella época las había. De aquella eliminatoria recuerdo que el Liverpool, que fue el campeón de esa edición de la Copa de Europa, tenía un equipazo. Te diré que solo una vez me han dado calambres en un partido y fue contra el Liverpool, de lo que te hacía trabajar Ian Rush, estaba continuamente moviéndose.

…el viejo San Mamés…
El viejo San Mamés…Me llevé un disgusto cuando lo tiraron. De hecho, no he ido al nuevo hasta la temporada pasada contra el Sevilla; no tenía ganas, me daba cosa…El nuevo es un campo para el futuro, pero el viejo tenía el sabor tradicional.

…y el viejo Lasesarre.
Sobre todo, recuerdo el estruendo de la vieja tribuna de madera: a nosotros nos tiraba para arriba y al contrario lo tiraba para abajo, lo acojonaba. Yo estuve un año que, en lo deportivo no fue bueno a nivel general, aunque sí en lo particular. Hice buenos amigos allí, había una buena plantilla: Juan Carlos, Manolo, Agirrebengoa, Iturregi, Sebas, Carlos o Juan Ángel que, recuerdo, tenía un restaurante en Kareaga al que íbamos a comer. Fue divertido.

EL ZURDO PARA HISTÓRICO BARAKALDO C.F.

 

GANDÍA – BARAKALDO 1999/00

Quinto partido del play-off por el ascenso a 2ªB de la temporada 1999/00 donde el Barakaldo C.F. llegaba con opciones reales de subir de categoría. Las matemáticas hicieron inútil el sexto y último partido en Lasesarre a pesar de haber ganado sus dos partidos disputados en casa.
Gandia Barakaldo CF 1999-00
Crónica de una tragedia para el Barakaldo

LA AFICIÓN DEL BARAKALDO EN GIRONA

300 gualdinegros en las gradas de Montilivi de Girona. Vuelta de los 1/4 de final del play-off por el ascenso a Segunda A. Temporada 2007/08
El injusto empate a cero de la ida en Lasesarre no lo puso fácil. Aún así,  el Baraka tuvo en sus manos la clasificación con un penalti que erró el maravilloso jugador que era Germán Beltrán. Sus lágrimas al finalizar el partido se fundieron con las de la hinchada en otra de las tardes de corazones rotos. 2-0 final y un largo viaje de regreso a casa.

BARAKALDO Vs GRANADA. PLAY-OFF 92/93

30 de Mayo de 1993. Baracaldo C.F. – Granada C.F. Empate a cero. Partido inaugural del play-off por el ascenso a 2ªA de la temporada 1992/93. El primero de los 8 que disputaría el Baraka de forma casi consecutiva.
Temporada con Alfonso Barasoain en el banquillo donde se acabó en segundo posición de la liga regular. Destacaban futbolistas como Castilla, Noain, Mendiola, Axier, Carlos Docando, Abel, Amundarain, Iñaki Moreno, Carrera, Gómez Cos, Patxi Bedia o Pablo Zuloaga. Equipo que funcionaba como una maquina bien engrasada.
En aquel play-off tras dos empates en casa frente a Granada C.F. y Getafe C.F., una derrota fuera ante los madrileños y un fabuloso 1-4 en Los Carmenes frente a los andaluces, fue en Murcia al quinto partido donde se desvanecieron las opciones de ascenso.

LA PROMOCIÓN DEL 68. BARAKALDO Vs SALAMANCA

Mayo del 68. Universitarios rebeldes buscan desesperadamente el mar bajo los adoquines de París. Jóvenes norteamericanos juegan a pacifistas mientras otros mueren en Vietnam. Suenan The Doors y se experimenta con drogas y estados alterados de conciencia. Una banda de tecnócratas se afana en la bolsa y el ladrillo. Otras bandas crecen un fuego patriótico que tardará en apagarse. Inglaterra acaba de amañar un mundial y pronto Brasil elevará el fútbol a la categoría de arte. Eusebio y su Benfica caen ante el Manchester United en Wembley. El R. Madrid de los ye-yes repiten campeonato nacional y el Barakaldo acaba de disputar su último partido de liga. La promoción de 1968 espera.
Barakaldo CF UD Salamanca 1968
Lasesarre 2 de Mayo de 1968. Jugadores de Barakaldo entrenando en la previa de la promoción

El Club Baracaldo A.H. había competido en el grupo III de la Tercera división durante toda la temporada con la histórica S.D. Indauchu por el campeonato que daba derecho a jugar la fase de ascenso de campeones que, a su vez, constaba de dos eliminatorias. Un tropiezo en casa frente al C.D. Guecho y una derrota en la penúltima jornada frente al Bilbao At. relegaron al Barakaldo a la promoción de ascenso de subcampeones de Tercera y los 4 equipos peor clasificados de los dos grupos que componían la Segunda División. Y además fue una clasificación agónica puesto que empatado a puntos con los cachorros de San Mamés en la última jornada necesitaron un inesperado empate de éstos frente al Club Portugalete para asegurar la segunda posición y optar a jugar una promoción, como las actuales, de tres eliminatorias. El deseado era la S.D. Eibar, subcampeón del grupo IV, la visita del club armero aseguraba el llenazo de Lasesarre pero la suerte quiso que ese primer emparejamiento fuese con la U.D. Salamanca, subcampeón del grupo VIII. Primer partido en casa fijado para el 26 de Mayo.

Méndez, secretario del club, afirmaba que son tres eliminatorias las que tenemos que jugar, si llegamos a la tercera no descartamos el retorno a Segunda, los ánimos están muy elevados. Y sobre posibles refuerzos para esa difícil empresa… !Que más quisiéramos reforzarnos! Tenemos una plantilla escasa pero maravillosa en su afán de lucha. Preguntado por la fama de equipo tosco respondía: El Barakaldo se ha caracterizado siempre por el espíritu de lucha de sus jugadores. Ellos van a por todas, es lo que gusta a la afición. En clave económica los gastos de la temporada estaban cubiertos y se esperaba la promoción como una vía para llenar las arcas del club buscando otras vías de financiación de cara a un posible ascenso al considerar ridículas las 35 pesetas al mes que paga el socio por la tribuna numerada, seguramente la más barata del estado.

Durante el mes que transcurrió desde el final de liga a la fecha de la eliminatoria se programaron dos partidos de preparación (en realidad tres pero se suspendió el amistoso de Avilés). Se buscaron rivales fuertes como eran la S.D. Indauchu y Deportivo Alavés los dos campeones de los grupos vascos de Tercera y que finalmente lograrían ascender a Segunda.

Con lluvia, barro y sin goles

La intensa lluvia caída en Bizkaia hizo retraerse a muchos aficionados de los pueblos vecinos aquel 26 de Mayo, día del partido y menos mal que muchos billetes estaban vendidos. Así el viejo Lasesarre no se llenó, ni de lejos. Fueron 8000 espectadores, que viene siendo un lleno en el nuevo Lasesarre. Otros tiempos. Aproximadamente 500 de esos hinchas eran del equipo visitante, ya sea venidos de Salamanca o como parte de la nutrida colonia charra de Barakaldo que por la mañana visitó el Presidente de la Unión Augusto Pisenta haciendo entrega de una placa conmemorativa. El consuelo de la lluvia era el consabido encharcado del terreno de juego que nos facilitará la goleada. Lo pensaba la mayoría.

Barakaldo CF UD Salamanca 26 de Mayo de 1968
Los capitanes Goyenechea y Esteban, el arbitro Sr.Arnero y el consabido encharcado.

El Club Baracaldo A.H. salió con Cedrún en la puerta; Bilbao, Zamarripa, Méndez; Oleaga, Allende; Humberto, Bustillo, Goyenechea, Polo y Lalo.

Por la UD. Salamanca formaron Chomin; Pedraza, Huerta, Fernando; Juanín, Pollo; Calero, Bizcocho, Amantegui, Salazar y Tapia.

Barakaldo C.F. Salamanca 68 GoyenecheaMuy defensiva la Unión retrasando a sus interiores e incrustando como central al medio defensivo facilitó en buena manera el dominio gualdinegro que se tradujo en ocasiones de Bustillo y Humberto que Chomin, portero charro, bloca con facilidad. Pero el Barakaldo gracias a un juego decididamente atropellado y con cierta lentitud para armar los disparos pronto provoca la desesperación en la parroquia local. Aun así, Lalo dispone de la mejor ocasión del primer tiempo con un cabezazo y certera estirada de Chomin. Ese es el tiempo en el que Polo se resiente del abductor jugando mermado el resto del partido. El resto del primer tiempo dominio local infructuoso en ocasiones y un par de buenos contragolpes salmantinos en los que los extremos Calero y Tapia se presentan solos ante el meta fabril Cedrún que desbarata senda acciones.

El segundo tiempo fue una copia del primero. Dominio inefectivo del barakaldo, fue el central Zamarripa, sumándose al ataque en numerosas ocasiones, uno de los más destacados. Correctos Méndez y Bilbao, discreta actuación de los volantes Oleaga y Allende y negada actuación de los atacantes. Por la U.D. Salamanca destacó la seguridad del portero Chomin, además del medio Pollo y el extremo Calero..rápido, hábil y duro. El arbitro gallego García Rodriguez no agradó. Cometió errores de apreciación y no tuvo la suficiente energía para cortar los pequeños brotes de dureza que surgieron entre algunos jugadores. Empate a cero final.

Barakaldo CF Salamanca 1968
No pudieron los delanteros del Barakaldo romper la muralla del Salamanca

Las primas y el terreno de juego

!Os felicito chicos! Habéis luchado con todas vuestras fuerza. Tendréis la misma prima tanto si ganamos en Salamanca como si perdemos consolaba el presidente Echevarría Lastra. Y añadía: No me parece que son tan buenos, allí les podemos ganar.

Y Ángel Calvo, míster barakaldés se quejaba…Nosotros éramos los que teníamos que atacar. Y para un equipo que ataca y que tiene que generar peligro y hacer juego, un terreno en malas condiciones siempre es perjudicial. Nunca llueve a gusto de todos. Hemos notado la baja de Nando y ha sido mala suerte que Polo se haya resentido a los pocos minutos del comienzo. Y apostillaba: Hemos merecido más y una victoria por un gol hubiera sido mas justo. Para al final tirar de tópico y afirmar que la eliminatoria se nos ha puesto difícil pero todavía quedan 90 minutos por jugar.

La mili y la tuna

La previa del partido de vuelta en el Campo del Calvario salmantino se convirtió en un vía crucis. La noche del sábado se estuvo esperando con impaciencia a Nando pero tras poner una conferencia telefónica al campamento de San Gregorio (Zaragoza) cundió el desánimo. Fernando Lana no figuraba en la relación de soldados con permiso según informó el suboficial de guardia. Nando se perdió los dos partido de la eliminatoria por la mili.

Y a la inquietud del sábado noche sucedió una madrugada de esperpento. A eso de las 3 una incalificable tuna se plantó con todos sus instrumentos a dar la tabarra frente al hotel donde intentaban dormir los jugadores rompiendo el silencio de la noche. Lo que parecía un sabotaje al Barakaldo resultó ser una linda orquestina para robar el corazón de alguna moza de la residencia femenina de estudiantes que se encontraba en el edificio de enfrente. La plantilla del Barakaldo con la tesitura de manifestar su indignación o reírse de la patética postal costumbrista que estaban viviendo.

Día duro en la oficina

Domingo 2 de Junio de 1968. El Calvario no se llenó. A 75 pesetas la general presentó una entrada de 8000 espectadores.

U.D. Salamanca: Chomin; Pedraza, Huerta, Fernando; Segura, Pollo; Calero, Bizcocho, Amantegui, Salazar y Tapia.

C. Baracaldo A.H: Cedrún; Bilbao, Zamarripa, Méndez; Oleaga, Allende; Humberto, Bustillo, Gotenechea, Casas y Zuloaga.

Se da la circunstancia que debido a las bajas de Nando y Lalo por la mili y de Polo, lesionado el domingo anterior, Ángel Calvo alineó de extremo izquierdo al joven Zuloaga con 19 años recién cumplidos y procedente de la Unión Sport San Vicente.

Y prontito se adelantó el equipo unionista. a los 8 minutos un córner sacado en corto por Tapia lo recoge Amantegui y de tiro cruzado cuela el balón por el ángulo. De nuevo dominio del barakaldo pero sin la chispa y garra de Lasesarre. En la primera parte solo cabe destacar un tiro desde fuera del área de Bilbao. El equipo charro creaba peligro en sus ya conocidos rápidos contragolpes.

UD Salamanca Barakaldo CF
El defensa salmantino Huerta y el artillero del Barakaldo Goyenechea disputan un balón por alto

Y en el minuto 1 de la reanudación, gran jugada de Salazar que se interna, muy rápido, por la banda izquierda y tras driblar a Oleaga que trata de alcanzarlo centra largo hacia atrás. Amantegui, bien colocado, remata nuevamente, por bajo, a la mallas. Mazazo moral y un 2-0, losa difícil de levantar. Y más aún cuando se desperdician las dos únicas ocasiones del segundo periodo por medio de Oleaga y Goyenechea.

En plena bajada de brazos gualdinegra caería el tercer gol salmantino  a los 80 minutos. Calero penetra por la izquierda y tira a puerta sin ángulo. Cedrún rechaza pero Tapia que estaba al quite remata a placer.

Sobresalieron por la Unión Calero, Salazar y Amantegui en un notable equipo charro sobre las magníficas condiciones del terreno de juego del Campo del Calvario. Pronto se sustituiría por El Helmántico donde 25 años después se volvieron a encontrar la U.D. Salmanca y el Baracaldo C.F. en otra promoción de ascenso a Segunda. Ese play-off donde cedieron las vallas del viejo Lasesarre.

Union D. Salamanca Barakaldo CF 1968
Amantegui, institución salmantina y autor de dos goles, intenta rematar un balón que bloca el portero del Barakaldo Cedrún.

Y así se fue otra promoción de ascenso para el Barakaldo, no muy diferente a alguna vivida recientemente donde seguimos con mundiales, ligas y copas de Europa. También con paz, drogas y guerras; y con jóvenes del 15-M que vagamente evocan aquel mayo del 68. Tras aquella primavera barakaldesa de finales de los 60 llegó un cálido verano futbolístico a lo largo de la década de los 70. Es tiempo de repetir la historia.

Un artículo de TAFFY para Histórico Barakaldo C.F.