SANTIAGO SEGUROLA: “Bajar con mi padre a Lasesarre era un momento feliz”.

Era una de las voces que más recordaba cuando, de adolescente, escuchaba las nocturnas tertulias futbolísticas que se organizaban en El Larguero. Luego, si la memoria no me falla, le empecé a leer en El País, comprobando que era de las plumas más elegantes que escribían sobre fútbol y sobre deporte en general. Sin ocultar o, mejor dicho, reivindicando su condición de Athleticzale, era un gusto leerle o escucharle tratar el mundo del fútbol sin caer en el bipartidismo balompédico imperante en la gran mayoría de medios. Es más, parecía rebelarse – y lo sigue haciendo – contra esa tendencia mediática en la que parece que sólo existen Barça y Madrid, Madrid y Barça, tanto monta.
Supe que era de Barakaldo y que, de hecho, había residido en mi mismo barrio. Supe también que había sido asiduo a uno de mis bares favoritos del mundo, el Panorama, acompañado en alguna ocasión, según me contaron, del mítico Andrés Montes. Eso se nota en su exquisito gusto musical, del que ha hecho gala cuando llevó los mandos en la sección cultural de El País. Y supe, por fin, aunque no fuese difícil de imaginar, que sentía un gran aprecio por el club de fútbol de su pueblo, equipo en el que llegó a militar su padre. Y conociendo todo esto, sabía que, tarde o temprano, el prestigioso periodista deportivo Santiago Segurola (Barakaldo, 1957) debía concederme un rato de su tiempo para charlar acerca del pasado, presente y futuro del Barakaldo CF. Helo aquí, en Histórico Barakaldo.

Nacido y residente en Barakaldo durante unos cuantos años. ¿Cuáles son los primeros recuerdos que asocias al club de fútbol más representativo del pueblo?

Mis primeros recuerdos los asocio bajando con mi padre desde el barrio de Santa Teresa, cruzando la vía del tren minero, camino de Lasesarre con él, con mucha gente, sobre las 15:30, en la época en la que los partidos empezaban a las cuatro de la tarde. Era un momento feliz. Ir con tu padre al fútbol siempre es lo mejor que le puede pasar a un niño. Es un día de fiesta. Me acuerdo también donde nos poníamos, de pie, detrás de la portería, donde estaba la torre del marcador, la portería de Altos Hornos.

Yo tendría unos 7 u 8 años, hablamos de los años que van de 1965 a 1967 y ahora no sabría poner cara a algunos de los jugadores de aquella época pero sí recuerdo algunos nombres: Cedrún, Cachas, Méndez, De Amurguía, , Tomás, Goyenechea… Luego, más adelante, vendrían los Lalo, Irribarren, Urruchurtu, etc…

Tu padre, de hecho, militó en el Baracaldo FBC en la década de los 30 del pasado siglo.

segurola cadiz

Mi padre, Santiago Segurola Belastegui, nació en Barakaldo el 29 de diciembre de 1912. En un Barakaldo anterior a la primera Guerra Mundial, con la primera ola migratoria llegada a la margen izquierda, una migración generalmente de interior (vasca, navarra) que acudía a trabajar a las factorías de Altos Hornos. Siempre se sintió muy barakaldés y desde crío era un enamorado del fútbol. Según contaba, iba a las barberías a leer los periódicos, algunos deportivos, como el Excelsior. Esto alimentó su avidez por la información y por el deporte pero, además, le gustaba mucho jugar a fútbol, en un momento en el que aún era un deporte naciente. Al parecer, era zurdo, jugaba de interior izquierda y, por lo visto, debía jugar bien, aunque él decía que no tenía la fuerza necesaria para jugar en las condiciones de aquel fútbol: campos embarrados, botas muy pesadas, balones terribles… jugaba con un pañuelo en la cabeza para protegerse del correaje de los balones al rematar.

Además del Barakaldo, jugó en el San Vicente y, después, junto a un amigo suyo, Larrazabal, que jugaba con él, recibieron la propuesta para jugar en Andalucía, la cual aceptaron jugando en el Guadix, en el Granada y en el Cádiz. Todo esto fue antes del estallido de la guerra civil española, de 1932 a 1936. De todo este periplo, recordaba mucho una eliminatoria contra el Celta de Vigo, vistiendo la camiseta del Barakaldo, por lo que suponía viajar en aquella época hasta allí. Una auténtica odisea. También recordaba, por el mismo motivo, algunos partidos contra equipos de Madrid.

históricobarakaldo-fbc-1935
Balaídos (Vigo) 27 de Enero de 1935. Celta de Vigo – Barakaldo FBC (1-1). Cachi abre la alineación y junto a él Santiago Segurola con la venda en la cabeza. Les siguen Castor, Zuloaga, Olano, Larrazabal, Pisón, y Julian Ramón. Agachados tenemos a Fuentes, Antolín y Cachelo. Tras su periplo andaluz, última etapa del padre de nuestro protagonista en el equipo de su pueblo.

Más allá de jugar, él era muy hincha del Barakaldo y también acérrimo del Athletic. En ese sentido, nunca comprendió, ni yo tampoco, porque había un sector en el Barakaldo anti Athletic. En cualquier caso, era un aficionado exigente y sufridor, en ambos casos, del Barakaldo y del Athletic, muy aficionado al fútbol en general y siempre muy agradecido a este deporte.

Por lo demás, también recuerdo que cuando yo era niño, se paraba con gente de su edad y mayores que él a hablar de fútbol. Me acuerdo paseando por Los Fueros hablando con Bata o una conversación que no se me olvidará nunca con Pachuco Prats, quien fuera estrella del Real Madrid y que jugó en la selección española en aquella eliminatoria que ganó a Inglaterra, un futbolista de Barakaldo y del Barakaldo al que admiraba mi padre.

De todos modos, mi vinculación familiar con el Barakaldo no se reduce exclusivamente a mi padre. También la he mantenido a través de mis primos. Uno de ellos ha sido directivo, de forma que nunca nos hemos olvidado del club.

Santiago Segurola históricobarakaldocf
Segurola el primero por la izquierda jugando en el Granada. El primero de rodillas es Tomás Larrazabal, amigo de Santiago, y que fuera también histórico jugador del Baracaldo FBC.

Entiendo que toda esta experiencia desde pequeño contribuyó a forjar tu vocación periodística.

Claro. Y es que, además, mi padre devoraba los periódicos. Yo era el pequeño en casa, con diferencia respecto a mis hermanos, y siempre me quedaba el último para acceder a los periódicos. Todos lo leían y yo, para poder leer las noticias de deportes, me prestaba a comprar el pan y la leche a las 8 de la mañana, antes de ir al colegio, y así me daba tiempo a ojearlo en el trayecto de vuelta. Me llegaba a sentar en las escaleras de casa a leer las crónicas de fútbol o de ciclismo… Todo esto me permitió adquirir una gran educación futbolística y periodística.

¿Cómo era Lasesarre en los años en los que tú bajabas?, ¿qué ambiente se vivía?, ¿qué equipos, jugadores o partidos recuerdas especialmente?

Recuerdo perfectamente la tribuna de madera de Lasesarre y que el campo, muchas veces, se anegaba de barro negro a consecuencia de las mareas de la ría. Si lo piensas, ahora estaría prohibido jugar en esas condiciones, con todos los residuos de las industrias químicas de la Babcock, de Altos Hornos, de Unquinesa… podías agarrar cualquier cosa. Quién sabe si, de alguna manera, este ambiente pudo tener algún tipo de efecto sobre los futbolistas. Aunque, bueno, todos vivíamos en unas condiciones horribles. Yo adoro Barakaldo pero recordar cómo creció y cómo el franquismo permitió que viviéramos en esas condiciones de hacinamiento, emanando gases, con una niebla tóxica de primer nivel… es tremendo. Recuerdo las sirenas de las fábricas en los cambios de relevo. Era un ambiente que impresionaba.

Santiago Segurola histórico barakaldocf
Santiago Segurola y el Barakaldo de su infancia Foto: mitosyleyendasdelfutbol

En cualquier caso he de confesar dos razones por las que me desligué un poco emocionalmente del Barakaldo y por las que, quizá, no tenga tantos recuerdos: la primera, que me dolió mucho, fue un día en el que a principios de los años 70, cuando existía el marcador simultáneo Dardo, en el que las marcas iban representando un partido equis en cada casilla, pues resulta que mirando al mencionado marcador, veo que la gente de Lasesarre empieza a aplaudir un gol del Celta al Athletic. Me decepcionó mucho. Comprendo ciertas rivalidades pero no esa. Para mí el Athletic es una cosa trascendental y me llevé tal desilusión que, durante una temporada, me alejé de Lasesarre. La segunda es que, además, a mediados de los 70, me trasladé a vivir con mis padres, cuando ya eran mayores, a la margen derecha y, aunque no perdí el vínculo, evidentemente ya no iba con tanta frecuencia. Pero bueno, evidentemente, seguía la actualidad del Barakaldo con mucho interés y recuerdo perfectamente al Barakaldo de los 70: me acuerdo muy bien de Dani que marcaba la diferencia, recuerdo a Escalza, a Madariaga, a Merayo… una época de excelentes futbolistas… y, por supuesto, recuerdo perfectamente al Barakaldo de Sarabia.

Sarabia y yo nos llevamos dos meses. Es de mi año. Recuerdo que él jugaba en el San Pedro de Sestao y, por algún tema administrativo, el equipo tenía que jugar en el campo de San Vicente de Barakaldo por lo que iba a verle muchas veces las matinales de los domingos. Ya entonces era un espectáculo ver a un chaval de 15 años en un campo que estaba fatal y ver cómo driblaba a los contrarios, con esa forma tan peculiar de correr y yo pensaba que ese tío era una maravilla y yo no veía a nadie de mi generación o de mi colegio hacer esas cosas. Y pensaba: ¿pero este tío está en el San Pedro? Pues cómo serán los juveniles del Athletic para que este no esté allí… y de hecho, jugó algún partido contra el Athletic en Paules, un Athletic en el que, por ejemplo, ya estaba Urkiaga, y pensaba que no le llegaban ni a la suela de los zapatos. Justamente después de aquella temporada en el que le vi muchísimo, fichó por el Athletic con 16 años y se empezó a hablar de él.

A pesar de todo, por su físico generó dudas y le cedieron al Barakaldo y en Lasesarre se confirmó que era un escándalo de jugador. Recuerdo que Jorge Valdano me contó que se enfrentó a él cuando estaba en el Alavés, en Lasesarre. Valdano decía que no se podía jugar ahí porque había medio metro de barro en el campo y él mismo no podía levantar la pelota, que se hundía, se tropezaba, no podía moverla… y, sin embargo, se quedó asombrado porque veía a Sarabia, que era infinitamente más ligero, adaptándose a la perfección. Decía que parecía que fluía, que patinaba sobre el campo, que era como una cigüeña que se posaba, que era algo extraordinario como metía el pie por debajo de la pelota para que no se le quedase pesada en el campo. Me llegó a decir que es una de las cosas más asombrosas que ha visto en un campo de fútbol, que un jugador tan aparentemente poco dotado para jugar sobre el barro fuese el mejor, con diferencia, de todos los que estaban allí.

Como decía, tras haberle visto jugar cinco años antes, en condiciones igual de extremas, coincido. Era extraordinaria la habilidad que tenía para moverse sobre el barro y, de hecho, de los mejores partidos que le he visto a Sarabia ha sido en un San Mamés embarrado, un 4-1 al Barcelona, al principio de su carrera, en el que él se salió jugando de 10 y se movió en aquel campo de manera extraordinaria.

Screenshot_2019-05-01-00-46-48

Barakaldo histórico 1977 santiago segurola 1
Lasesarre, 11 de diciembre de 1977. La pelea en el barro entre el Baracaldo C.F. y el Deportivo Alavés de Jorge Valdano. (2-1) En la imagen Bengoechea con el balón apoyado por Benito, detrás Sarabia y al fondo Duñabeitia.

Desde tu dilatada experiencia profesional como periodista deportivo, ¿cómo crees que se valora o se ha valorado al Barakaldo CF en el resto del estado?

Yo creo que, desgraciadamente, ha perdido presencia por varias razones: primero porque está en 2ªB, no está en 2ªA desde hace muchísimos años y eso es un factor crucial para que la gente se vaya olvidando de los equipos. Al final, te acabas olvidando hasta de equipos míticos como cuando el Oviedo o el Racing en 2ªB sólo eran noticia para contar malas noticias.

En ese sentido, se ha perdido la información deportiva en los periódicos. Repasando La Gaceta de los 70 y 80 había una excelente cobertura del Sestao y del Barakaldo especialmente. Ahora no se encuentra información sobre ellos por ninguna parte. Esto es por la situación deportiva y también por lo que ha sucedido en los medios de comunicación. Ya no es que importe muy poco lo poco importante sino que lo que siempre ha sido importante apenas interesa ya porque solo interesan los dos equipos, el Barcelona y el Madrid, todo lo demás es como si no existiera o como si fuera una especie de folklore casi innecesario. Personalmente, es algo que no puedo soportar, pero digamos que ese régimen se corresponde con el régimen social actual, es decir, los ricos más ricos que nunca y los pobres más pobres que nunca. A partir de ahí, podemos decir que la situación del Barakaldo invita, periodísticamente, a dar muy pocas noticias, lo cual es dramático ya que en la medida en que no te conocen, no se te ve y la invisibilidad hace que desaparezcas.

Por otra parte y siendo sincero, no creo que el Barakaldo haya tenido una gran trascendencia a nivel nacional. Creo, sin embargo, que sí se considera y se ha considerado al Barakaldo y a Barakaldo y, por extensión, a la margen izquierda, como cuna de buenos futbolistas, de gente de carácter. Hoy en día cuando se comentan partidos y se menciona a Yerai o a Unai Núñez y se dice que son de Barakaldo, eso de alguna manera hace que la gente se quede con ello, con el hecho de que es una zona que ha dado excelentes futbolistas para el Athletic, para el fútbol español y te pone en el mapa, al pueblo, a la zona y, de paso, a los equipos de esos pueblos. Por eso, aunque en el inconsciente general el Barakaldo representa más bien poco en el fútbol español, sin embargo, su pueblo, el tipo de jugador, los futbolistas que han nacido ahí han tenido una trascendencia enorme en el fútbol español. Yo creo que será de los pueblos más importantes a nivel de contribución de jugadores al fútbol español.

Siendo hincha acérrimo del Athletic, ¿cómo observas la relación entre ambos clubes?, ¿cómo ha evolucionado?

Vivo en Madrid desde hace años y eso hace que no conozca en profundidad los entresijos o secretos de esa relación pero yo creo que, sinceramente, el Barakaldo, el Sestao, el Portugalete, el Arenas, el Getxo… deben tener necesariamente una buena relación con el Athletic y el Athletic con esos clubs. El Athletic no debe ejercer ningún tipo de tiranía ya que va a vivir de ese caladero, por lo que la generosidad por ambas partes es necesaria, no sólo para el Athletic sino para todo el fútbol vizcaíno. Sin el Athletic como meta para todos los chavales que ingresan en esos equipos, todo sería más complicado, por lo que incluso biológicamente, por decirlo de alguna manera, esa relación tiene que ser buena, natural, sabiendo cada uno dónde está, tienen que entenderse para favorecerse todos… ¿qué sería para el fútbol vizcaíno un Athletic en segunda? Sería una auténtica tragedia para el fútbol vizcaíno.

Precisamente, hablando de la segunda, el Barakaldo CF lleva casi cuatro décadas sin conseguir el ansiado regreso a la división de plata, ¿a qué crees que puede responder?

El Barakaldo es lo que es. Está a la sombra de un gigante que hace sombra a todo y a todos. Además, si miras a la 2ª, te encuentras a equipos como el Zaragoza, como el Mallorca, como el Oviedo… que son representantes de grandes capitales, de ciudades mayores que Bilbao. Eso es así y competir con eso es una ensoñación. De vez en cuando, se hacen las cosas tan bien que funciona y se alcanza ese techo pero es dificilísimo, en la medida además de que el salto económico de la 2ªB a la 2ª, sin ser un paraíso, es enorme. Recordemos también que, por ejemplo, en 2ªB tenemos al Racing de Santander, en el mismo grupo que el Barakaldo, y que sí, somos baracaldeses y somos echaos pa’lante y tal pero también tenemos que reconocer las limitaciones. Hay que ser realistas en el fútbol y en la vida. Y sí, puede que alguna vez se puede dar que coincida una generación que permita dar el salto pero habrá que saber que lo más probable es que luego el regreso a la 2ªB suceda pronto.

santiago_segurola being sports
Santiago Segurola en su actual etapa como comentarista en Bein Sports. (Foto:beinsports.com)

Bueno, tenemos el caso del Eibar, por ejemplo, como excepción a este tipo de situaciones.

Es un ejemplo de cosas bien hechas pero es muy difícil. El Eibar ha sido listo de aprovecharse de estar a la sombra de Athletic y Real y, a la vez, no estar a la sombra de ninguno y aprovechar esa competencia entre Real y Athletic para estar en una situación equidistante y, en muchos casos, atraer a jugadores de los dos equipos y ser una especie como de lugar de encuentro de jugadores del radio de los dos equipos. Así, para llegar a 1ª hemos visto a ex jugadores de Real y Athletic hacerlo muy bien y yo no sé si eso puede pasar en el Barakaldo, me cuesta creerlo. En cualquier caso, eso te dice que haciendo bien las cosas, funcionando bien y teniendo suerte, teniendo una identidad que te permita hacer eso, yo creo que en ese aspecto el Eibar aprovechó muy bien la equidistancia pero no sé si hay otro club que esté en esas condiciones.

Para acabar, si sigues la actualidad de la entidad gualdinegra, sabrás que la masa social del Barakaldo CF ha aprobado el inicio del proceso para convertirse en SAD. ¿Cómo valoras este movimiento?

No lo sé… en ese sentido, el Eibar lo hizo muy bien. Representó un modelo de fútbol casi romántico y pidió ayuda para poder subir a 1ª y hubo aportaciones de todo el mundo. No sé si podrá hacer algo así el Barakaldo. En cualquier caso, la transformación no me parece incorrecta siempre que haya un control bueno sobre las mayorías y sobre los intereses a veces un poco oscuros que a menudo se ven en el mundo del fútbol: gente que aterriza en clubes para promocionarse, para sacar ventaja y luego revenderlos… he visto cosas muy feas. Yo creo que lo ideal sería que hubiera una gran aportación de gente de Barakaldo, de hinchas del Barakaldo, que esté muy repartido y que representara dentro de este modelo algo parecido a lo que representa en el otro, es decir, un club popular. Pero claro, no sé si la gente está con ganas de hacerlo o no, qué tirón tiene el equipo para ello… yo estaría encantado de aportar y si se pide ayuda, mi pequeña ayuda la haré, pero tirar del dinero de la gente no es fácil porque entregar al fútbol lo que muchas veces la sociedad no te da a ti, pues…

En cualquier caso, habría que articularlo bien, ser transparente, no mentir a la gente, decir la verdad, una estrategia de convocatoria para los hinchas, ser claros y transparentes en la gestión y, desde luego, deslindarse de cualquier movimiento buitre… y es que no podemos olvidar que el fútbol es muy goloso.

Raúl Luceño para Histórico Barakaldo CF

BARAKALDO, 15 AÑOS DE HISTORIA

Pasada ya la mitad de éste esperado 2017, seguimos con la celebración de nuestro centenario, en la que esperamos estar aportando nuestro granito de arena. En éstos  años no ha sido La Copa un torneo sensible con el Barakaldo C.F. Unas semifinales (1939), unos 1/4 de final (1952/53) y otros Octavos (1944/45) fueron su escaso botín.
Éste temprano artículo de 1932 celebra su primera participación en el torneo del KO repasando la joven historia del Barakaldo. Ya nos habla del acondicionamiento de las campas encharcadas de Lasesarre, de su primera promoción de ascenso con el R.C. Celta de Vigo (1931) o de sus primeros cracks como Travieso o “Pachuco” Prats. Contiene una errata fijando su fundación en 1918.
Barakaldo CF 1932 Historico BararakaldoCF
El Barakaldo y su joven historia

HOJA REVISTA 1932

Publicación de “Hoja revista” de 1932 recordando en sendos cromos a cuatro jugadores que hicieron época entrando en el fútbol de leyenda y que formaron parte de aquel primer gran Barakaldo FBC de los años veinte.
El histórico jugador Agustín Sauco Arana “BATA” (internacional y campeón de Liga en 1931 y de Copa en 1931, 32 y 33), además de ANTERO González de Audicana, PACHUCO PRATS y el gran JACINTO QUINCOCES que nacido en Barakaldo se formó en la cantera gualdinegra para acabar siendo uno de los mejores futbolistas de su tiempo, internacional en 25 ocasiones, olímpico en Ámsterdam 1928 y mundialista en Italia 1934 donde fue elegido el mejor jugador del campeonato.
Barakaldo CF Prats, Bata, Antero y Quincoces
Bata, Antero, Quincoces y Prats. Mitos del primer Barakaldo, leyendas del fútbol.

 

PACHUCO PRATS

Manuel Prats Guerendiain (Portugalete, 1 de enero de 1902 – Barakaldo, 22 de septiembre de 1976), más conocido por su apodo PACHUCO PRATS, fue un mítico futbolista cuya posición natural sobre el terreno de juego era la de medio, tanto por el centro como por el ala.
Pachuco dio sus primeros pasos como futbolista en el Portugalete, equipo de su ciudad natal. En la temporada 1923/24 se incorporó al gran Barakaldo F.B.C. de la etapa anterior al inicio de La Liga compitiendo en la serie A del Campeonato Bizkaino junto al Athletic club y Arenas de Getxo, coincidiendo en Lasesarre con leyendas como Travieso o Germán.
“Prats pertenece a esa categoría de medios ‘combativos’ que no dejan un momento solo al balón, ni al hombre, a los que es inútil pensar en cansar y que poseen el recurso para entorpecer de nuevo el camino al atacante adverso”. Así definía la prensa de la época al medio barakaldés.
En la temp. 1926/27 ficha por el Real Murcia y tan solo un año después lo haría por el Real Madrid donde completaría 6 temporadas (1927-33) jugando 118 partidos y anotando un solo gol fiel reflejo de su juego de equipo. Además fue internacional en 11 ocasiones.
Durante su estancia en el Real Madrid Prats comenzó a pensar en su futuro al margen del fútbol. En 1931 inauguró un bar en Barakaldo (el propio Prats regentaría el establecimiento cuatro años después), por lo que se especuló con la posibilidad de un regreso a Bizkaia. El Athletic club estuvo interesado en su fichaje, pero la operación su frustró porque el Real Madrid pidió 40.000 pesetas por el traspaso. En 1933 Prats se desvinculó del Real Madrid. Durante el verano el futbolista aceptó una oferta para jugar en el Alicante CF que militaba en Tercera División, simultaneando el puesto de jugador con el de entrenador.
Al término de estas dos campañas, Prats fijó su residencia en Barakaldo con la intención de dedicarse a su explotación de su bar. Sin embargo, terminó vistiendo de nuevo los colores gualdinegros durante la temporada 1935/36, en Segunda división.
Tras su retirada entrenó al Baracaldo AHV dos temporadas (1945-47) cogiendo al equipo en Tercera y ascendiendo a la Segunda división iniciando una de las épocas doradas del fútbol fabril.
El 16 de mayo de 1969 se le tributó un cálido homenaje en Lasesarre. Fue un día festivo en el se puso en liza el ‘Primer Trofeo Pachuco Prats’. Durante el transcurso recibió una copa de manos de Santiago Bernabéu. Manuel ‘Pachuco’ Prats falleció en Barakaldo el 22 de septiembre de 1976. En la imagen vemos a Pachuco vistiendo la zamarra gualdinegra. Una auténtica leyenda del fútbol barakaldés.

Barakaldo CF Pachuco Prats
Pachuco Prats leyenda del fútbol de Barakaldo para el mundo