EL CLÁSICO BARAKALDO C.F.-DEPORTIVO ALAVÉS

Barakaldo CF - Deportivo Alavés
El Barakaldo – Alavés, un clásico del fútbol vasco.
Un clásico que se lleva disputando desde los inicios del fútbol vasco. Su primera contienda oficial fue en el campeonato regional de la temp. 1928/29 con empate en el marcador.
Su momento álgido llegó en la década de los cincuenta, transitando ambos clubes en la parte alta de la Segunda División. En la temp. 1951/52 ganaron los fabriles 5-1 y en la siguiente un histórico 6-0 pero sería en la 53/54 donde llegaría el punto de inflexión que determinaría el devenir de los dos conjuntos rayados. El Deportivo Alavés se proclamó campeón y ascendió a Primera, tres puntos por encima de un gran C.D. Baracaldo A.H. que como Subcampeón fue relegado a disputar una desdichada promoción. Se volverían a encontrar en la Segunda a los 4 años reeditando el partido, ya convertido en clásico.
Y siguieron cruzando trayectorias en la Tercera de los 60 y por varias veces en la Segunda de los 70 y 2°B de principios de los 80. Ambas entidades caerían en una crisis económica y deportiva dando un paso atrás y coincidiendo un par de temporadas en la Tercera (4º categoría nacional) a mediados de esa misma década.
Fue en la década de los 90 donde se revitalizó el derby con grandes ambientes en las gradas en la pelea por los play-offs de ascenso a 2ªA. La moneda salió cara de nuevo para el Deportivo Alavés que despegaría finalmente no volviéndose a encontrar en liga a su viejo rival el Barakaldo C.F. hasta la temp. 2009/2010, partido al que corresponde el cartel de la publicación.

 

 

LOS JUEGOS DE EUSKADI

Antes de que la ETB se sacara de la manga en la década de los 90 aquel remedo de copa de Euskadi para que un Alavés que purgaba sus penurias económicas y deportivas en tercera sanara un poco sus arcas, hubo un primer intento que no tuvo continuidad y en cuya edición inicial el Barakaldo CF  fue protagonista

barakaldo-c-f-real-sociedad-1978
Los jugadores del Baracaldo C.F. y la Real Sociedad posan juntos al final del partido

Se trató de los Juegos de Euskadi, disputados en 1978, y en los que participaron los dos equipos vascos de Primera división, Athletic y Real Sociedad y los dos que entonces militaban en la categoría de plata, el Barakaldo y el Alavés. Las semifinales, a partido único, depararon un emparejamiento entre guipuzkoanos y gasteiztarras, en el que se impusieron los primeros, mientras que la otra semifinal la disputaron los dos primeros clubs de Bizkaia.

foto-1
Carmelo pugna por un balón con Jabo Irureta durante las semifinales disputadas en Lasesarre. 

Concretamente fue un 5 de agosto de 1978. 7.000 espectadores se dieron cita en el viejo Lasesarre para ver al Athletic de los Iribar, Guisasola, Dani, Irureta o Rojo, entre otros, y presenciar una eliminatoria que tuvo que esperar a la tanda de penaltys para arrojar su desenlace tras terminar sin goles el tiempo reglamentario. En los lanzamientos desde los 11 metros, el Barakaldo se impuso por 3-1; marcaron Martín, Dueñas y Carmelo para los gualdinegros, mientras que solo Vidal (que unos años más tarde jugaría en el Barakaldo) fue capaz de anotar para los rojiblancos, fallando sus lanzamientos dos viejos conocidos de la afición de Lasesarre como Dani y Escalza, además de Churruca.

La final no se disputaría hasta el 23 de diciembre y en ese lapso de tiempo el Barakaldo se vio sacudido tanto en lo deportivo como en lo institucional por varios hechos desafortunados. En el primer aspecto, la negativa racha de resultados situó al equipo muy pronto en las últimas posiciones clasificatorias, lo que acabó provocando que Manolín, técnico que había comenzado la temporada sustituyendo a Fernández Mora, fuera sustituido por García de Andoaín. La mala racha deportiva también se reflejó en lo institucional, y tras una bochornosa derrota en lasesarre por 0-5 ante el Cádiz, la junta directiva de José María Bañales presento su dimisión.

 Lo cierto es que un Barakaldo mucho más centrado en salir del foso clasificatorio en que se encontraba fue presa fácil de una Real Sociedad que comenzaba a esbozar lo que vendría en muy poco tiempo: una racha de imbatibilidad de 32 jornadas y un subcampeonato de liga en la temporada 79-80, y dos títulos ligueros consecutivos las siguientes campañas. El partido se disputó en el viejo San Mamés ante solo 4.000 espectadores. Los guipuzkoanos se adelantaron muy pronto, merced a un gol de Idigoras a los 4 minutos, pero tuvieron que esperar a los últimos 10 minutos de partido para sentenciar definitivamente la contienda con sendos goles de Diego y Periko Alonso.

Por el Barakaldo formaron Aizpuru; Manolo, Docal, Carmelo, Aguirrebengoa; Martín, Dueñas, Duñabeitia; Collantes, Sainz y Antolín. También jugaron Juan Carlos y Larreina. Los blanquiazules formaron con (¡ahí es nada!)Arkonada; Celayeta, Murillo, Kortabarria, Olaizola; Diego, Alonso, Zamora; Idigoras, Amiano y López Ufarte. También jugó Salva Iriarte. A la conclusión del partido, el míster txuri-urdin, el legendario Alberto Ormaechea, tuvo palabras de elogio para los gualdinegros. “Es un buen equipo. Por los últimos resultados, he visto que ha mejorado y va hacia arriba; espero que salga del agujero en que está metido”. Lástima. No acertó: la siguiente temporada nos estrenamos en 2ªB.

Un artículo de  EL ZURDO