SEBAS Y MANOLO

Pablo Sebastián Alonso, SEBAS (Polientes, Cantabria 02/03/1956) y Manuel López Martínez, MANOLO (Villa del Campo, Cáceres 23/12/1954).
Sebas fue un rápido extremo que jugó con el Baraka 6 temporadas (1975-81), 3 de ellas en Segunda división. Manolo, lateral derecho de gran recorrido, llegó un año antes completando 7 campañas en Lasesarre (1974-81).
Años épicos para el club fabril con ascensos, clasificaciones históricas y fútbol del bueno. El último gran Barakaldo C.F.
Ambos jugadores dejarían el club al término de la temp. 80/81 con un desgraciado descenso a la ahora muy conocida 2ªB.
Los dos bravos futbolistas se reengancharon en la categoría de plata. Sebas jugaría el año siguiente en la Almería A.D. y Manolo disputaría 3 temporadas más con el Burgos C.F.
En los últimos tiempos pudimos ver a Sebas siguiendo el fútbol en tertulias deportivas de T7 y a Manolo siempre íntimamente ligado a su querido Barakaldo C.F.
Barakaldo CF Sebas y Manolo
Tremendos jugadores de banda del Barakaldo Sebas y Manolo

PRESENTACIÓN BARACALDO C.F. 1977/78

Julio de 1977. Presentación de la histórica plantilla que casi hace ascender al Barakaldo C.F. a Primera División.
Son los Aizpuru, Cucó, Melendez, Manolo, Benito, Docal, Abiega, Bengoetxea, Barrenetxea, Martín, Duñabeitia, Aguirre, Larreina, Sarabia, Dueñas, Delgado, Aguirrebengoa, Sainz, Inoriza, Carmelo, Collantes, Bardasco y Regulez.
Inolvidables. Todavía no han sido superados.

12525125_919400308155965_7620344147350707909_o

TERRASA F.C. – BARACALDO C.F. 77/78

20 de Noviembre de 1977. 2-1 del Terrasa F.C. con gol gualdinegro de Manu Sarabia (penalty). Una alineación de la mítica temporada 1977/78 en la que el Barakaldo C.F. se quedó a una victoria de ascender a Primera División.
Aizpuru, Martín, Aguirrebengoa, Larreina, Abiega, Duñabeitia, Regúlez, Carmelo, Bengoetxea, Sarabia, y Txiki Sainz.
Barakaldo CF Terrasa FC 1977_78
No le sirvió al Barakaldo el gol de Sarabia en Terrasa

 

MANUEL FERNÁNDEZ MORA Y UN BALÓN DE REGLAMENTO

“Un balón de reglamento. Uno de los recuerdos que me quedan de Manuel Fernández Mora, quien fuera entrenador de aquella temporada 77-78 en que rozamos la gloria del ascenso a primera división con la punta de los dedos, es uno de aquellos legendarios balones de rombos negros y blancos.

Mora se contaba entre la “legión” de amigos y conocidos de mi difunto padre; por ello, le invitó a cenar en casa, creo recordar que la víspera de algún festivo, en aquellos días en que ejercía como míster fabril. Mentiría si dijera que me acuerdo de muchos detalles de aquella velada; si acaso, de cómo ensalzaba a Manolo Sarabia, de quien decía algo así como que si en Lasesarre nos dejaba maravillados, fuera sus actuaciones eran aún más prodigiosas.

En correspondencia a aquella invitación, nos dijo a mis hermanos y a mí que bajáramos al entrenamiento matinal del día siguiente, si mi memoria no me falla, al término del cual nos obsequió con aquel balón de reglamento, un poco gastado por el uso, sí, pero que durante un tiempo, en aquella época en que dominaban los esféricos de curtis en los patios escolares, nos elevó a la categoría de capitanes generales en el colegio de Bagaza, donde acostumbrábamos a gastar suela y horas de ocio jugando al fútbol.

Anteayer se fue para siempre aquel hombre que tan profunda huella dejó en la afición barakaldesa… y cuya generosidad nos permitió patear por primera vez un balón de los de verdad, como los profesionales. Se ha ido justo al despuntar el año en el que la siempre sufrida y leal parroquia gualdinegra celebramos nuestro centenario. El hombre que nos ilusionó e hizo soñar con ese ascenso que, más pronto o más tarde, acabará por llegar, porque la historia nos lo debe. Qué paradojas. Hasta siempre Moruca: gracias por aquellas dos excelentes temporadas que nos diste…y por aquel balón de reglamento.”

Fernández Mora fue entrenador del Barakaldo C.F. en dos de las temporadas más exitosas del club, logrando en la temp. 1976/77 el ascenso a Segunda División y alcanzando un fabuloso cuarto puesto la temporada siguiente (1977/78) en la categoría de plata rozando el ascenso a Primera División.

barakaldo-c-f-moruca

Un artículo de EL ZURDO

FÚTBOL SIN MOVIOLA

barakaldo-c-f-lasesarre-real-sociedad-1948
Un partido del Barakaldo y 22.000 recuerdos diferentes en Lasesarre

….y llegaba el domingo por la noche. La familia al completo se arremolinaba frente al televisor disfrutando de la cena y viendo el telediario. Si eran futboleros, luego llegaba Estudio Estadio. Amplios resúmenes de las mejores jugadas Vaya golazos!! Y vaya paradones. La “R” de repetición en la parte superior derecha de la pantalla hacía recrearte en el regate que dejaba sentado al defensa para sacar la zurda y clavar el balón en la escuadra. Y como no, esa polémica!! ¿Fue penalty? ¿Estaba en fuera de juego?. Había repeticiones suficientes para aclararlo o mantener el debate hasta el día siguiente en colegios y trabajos. Eran fenomenales las noches de los domingos.

Pero no, a muchos no nos parecía suficiente. Porque esa tarde del domingo no estuvimos ni en San Mames ni en Atotxa, no estuvimos en El Molinón, tampoco en Las Gaunas. La pasamos como siempre puntuales a las 5 en Lasesarre. Y amigos, ahí no había moviola.

Si tenías un poco de suerte ese fuera de juego no te pillaba hablando con el de al lado. Y si te acompañaba la mala fortuna la jugada del gol te cogía demasiado lejos no pudiendo distinguir su autor. Aunque a eso, hay que señalarlo, los seguidores del Baraka le ponían remedio cambiándose al fondo de ataque del equipo. Los de preferencia cubierta hacían por acercarse también. No todo iban a ser desventajas.

Para otras cosas el remedio era difícil. Cuando disfrutábamos de un golazo, lo hacíamos solo una vez, no íbamos a verlo nunca más. No había televisión en el campo para repetirlo una y otra vez durante la semana, y los reportajes, y al año siguiente recordando el enfrentamiento, y todos los años…y es que es precisamente eso lo que contribuye a precisar los recuerdos. Todavía seguimos gozando golazos de los ochenta en un precioso ataque de nostalgia retro. Pero no los nuestros. Los nuestros no. Esos los tenemos que rescatar del baúl del olvido. Además nos gusta hacerlo.

Gracias a las Teles locales

Con la revolución de Internet se ha democratizado bastante el fútbol. Sabemos que podemos despistarnos un poco porque enseguida estará al alcance de un click cuantas repeticiones deseemos. No había clicks en los tiempos de la Tercera de los primeros ochenta, ni tampoco en la 2ªB de los finales 80.

Llegaron los 90, con ellos la TV local de Barakaldo, TELE 7, dispuesta a subir la vetusta escalera situada en tribuna que conducía al intimidante cubículo de TV. Si te olvidabas que ahí en lo alto estabas a merced de los elementos o de que en algún mítico pataleo se rompiera la madera, la posición no era mala. Seguridad en el trabajo tampoco, preferible subir con arnés. Pero ahí estaban, dispuestos a grabar los partidos para emitirlos al día siguiente. También amplios resúmenes del ambiente de los derbys. Suponemos que celebrando el centenario de la entidad ya ha pasado por la cabeza de sus actuales profesionales rescatar documentos imborrables de la extensa videoteca que deben tener. Trabajo arduo. Es más, ya lo ha empezado a hacer y hemos podido disfrutar de algún partido de play-off como el Baraka – Levante del 94 que ha podido de nuevo ver la luz volviendo a nacer contribuyendo a precisar nuestros recuerdos. Fútbol para el recuerdo.

Hasta que eso llegue seguiremos recordando como tesoro personal aquel día en el que Iñaki Moreno agarró el balón en media cancha y empezó a tirar paredes y gambetas, tremendo chicharro dejando atrás contrarios y patas arriba Lasesarre. O aquella hermosa chilena de Gamboa al Manlleu. También los penaltys inmisericordes de Imanol Ibarrondo noqueando a algún desgraciado portero. Nos gustaría volver a disfrutar de los paradones del portero del Hullera, impresionante y ovacionada actuación y eso que se llevó 6 para casa. O como no, las diabluras de Eguiguren en el área. O podemos remontarnos mas en el tiempo para revivir los goles de Goyenechea o las genialidades de Sarabia en aquel año mágico que casi ascendemos a primera, recrearnos con las imágenes del ascenso del 88. Y volveríamos a disfrutar con el partidazo que soltó el Baraka en aquel 2-1 al St. Andreu en el 91, o las 14.000 decisiones erróneas del trío arbitral, las otras 14.000 en las que acertaron, o al revés no lo sabremos. Era fútbol sin moviola…

                                                                                                                                     Alberto Sánchez