EL MARCADOR

Una de las últimas instantáneas del vetusto marcador de Lasesarre, inaugurado en 1950. El tiempo fue implacable con él pero aún guardaba ese aroma al viejo fútbol fabril.

1463705_533471620082171_235721689_n

HIERBA FRESCA Y HIERRO OXIDADO

Cualquier tarde de domingo de mediados de los ochenta entrando por la cábila, soltarme de la mano del aita huyendo de aquel intenso olor a puro, para incrustarme la cara contra la oxidada valla del viejo Lasesarre, siempre cerquita de los chicos de la peña Peñarol, y respirar ese inolvidable aroma a césped mojado que me acompañará toda la vida.
Ese es mi recuerdo imborrable con el Baraka. Seguro que tod@s tenéis el vuestro. Ese pase, esa jugada, ese golazo por la escuadra de aquel fenomenal jugador, el fantástico viaje que hiciste con la cuadrilla o aquel partido que hizo afición…
Preciosa imagen desde el córner del antiguo Lasesarre a ras de hierba en la década de los 90. La foto es una mezcla del romanticismo y abandono propio de aquel campo. Huele a fútbol en estado puro.

1486057_531293073633359_879116480_o