18000 HINCHAS PARA UN ASCENSO

Cualquier tiempo no tiene porqué ser necesariamente mejor y comparar hechos pretéritos sin tener en consideración las realidades sociales y demográficas actuales nos lleva a extraer conclusiones equivocadas. Sin embargo, parece evidente que una de las consecuencias del fútbol moderno para los clubes modestos como el Barakaldo C.F. es la incapacidad para desarrollar el auténtico potencial de la entidad demostrado en una gran historia acompañada de miles de fieles seguidores. Es seguro que nuevos éxitos resucitará ese entusiasmo y nuevas masas de aficionados volverán a llenar el campo. Abordemos uno de esos momentos, el ascenso del 72 y los 18.000 hinchas de Lasesarre.

barakaldo-cf-1972
Barakaldo se preparó con tiempo para la celebración

Nos situamos. Seis temporadas en Tercera, la actual 2ªB, desde 1966 peleando por volver. En el camino la fallida promoción de ascenso frente a la U.D. Salamanca en la temp. 67/68 (0-0 en Lasesarre y 3-0 en el salmantino Campo del Calvario) y una reestructuración de grupos en la 69/70 donde peligrosamente bajaban 12 equipos y Carmelo Cedrún se hizo con las riendas del equipo en mitad de temporada sustituyendo a Ángel Calvo. Juan Bautista ocupó la presidencia en 1970 reemplazando a Echevarria Lastra. Durante un lustro se puede hablar de una lucha con el Sestao Sport Club en lo alto de la clasificación. Aún así fueron Bilbao At. por dos veces, S.D.Indauchu, R.Santander S.D. (El Racing de siempre) y Cultural y D. Leonesa los campeones del grupo (y ascenso directo) hasta llegar a la temporada 1971/72 donde River y Peñarol protagonizaron un mano a mano desde el principio hasta la jornada 33 en la que se lo jugaban todo en el derby de Lasesarre llegando los gualdinegros con 5 puntos de ventaja.

23 de Abril de 1972. Domingo. La tarde estuvo templada, mejoró el tiempo de las lluvias de los días atrás y un tímido sol lucía en la margen izquierda del río Nervión. Una semana vivida con pasión futbolera en las calles y fábricas, la taquilla echaba humo también. El campeón subía a Segunda relegando a la promoción al vecino y eterno rival. Tanto es así que se tuvo que detener la venta de localidades ante el “temor a un reventón”. Lasesarre, como muchos otros campos de innegable  estilo inglés de la época, no disponía de una cantidad precisa y establecida de aforo por sus tradicionales gradas de pie que ocupaban más del 80% de las localidades. Ahí querían estar todos y posiblemente hubieran llenado dos estadios. Finalmente se contentaron con despachar 18.000 billetes obteniendo un nuevo record de taquilla con 1.160.000 pesetas de la época. Hablaban de un partido contra la Real Sociedad en el 48 donde entraron 22.000, la archiconocida foto de aquel día es asombrosa. Visto con los ojos del aficionado moderno y con la experiencia de tantas tragedias sería impensable, por los riegos que podría entrañar, meter a tanta cantidad de gente apelotonada en el viejo graderío fabril. Recordemos que en todos los estadios pocos años después se introdujeron desacertadamente las vallas en un equivocado intento de mejorar la seguridad, en 1977 se instalaron en Lasesarre. Dicho todo esto, no podemos más que rendirnos a la belleza de esas evocadoras imágenes de gradas de pie atestadas de cabezas de hinchas.

Otro análisis más profundo respondería a las causas del porqué una zona con tanta tradición futbolera no logra enganchar a tantos aficionados. Años de crisis, abismal diferencia de ingresos con las ligas superiores, nuevas costumbres sociales…pero el potencial está ahí. No hay que inventar nada solo recoger una larga tradición y que la pelotita entre, claro. Largo debate.

El partido

El Club Barakaldo de Carmelo Cedrún sale en la portería con Sánchez, que había firmado recientemente con el R.C. Celta de Vigo y disputaba sus últimos encuentros con el Baraka. Los otros diez de campo fueron Bilbao, Santibáñez, Arechalde, Víctor , Gorostiaga, Regulez, Larreina, Goyenechea, Urruchurtu y Lalo. Por el Sestao Sport Club Cayón bajo palos, Vázquez, Maguregui, Ondarru, Braceran, Garay, Martínez, Orue, Echevarría, Igartua y Ortiz.

La afición en su sitio dispuesta sin dejar un hueco por el que ver el color del cemento y arranca el clásico definitivo con el Club Baracaldo atacando la defensa rival y en el primer minuto Gorostiaga saca una falta con la zurda al borde del área. El tiro lo detiene Cayón al que, incomprensiblemente, se le escapa el balón de las manos por el ángulo izquierdo. ¡GOL! La tensión, expectación y nervios de la semana se tradujeron en júbilo desatado y más aún cuando en el m. 8 Regulez se interna por la banda y pasa hacia el centro. Recoge el esférico Larreina y lo cede a Urruchurtu quien por el centro, en remate alto bombeado elevando el balón por encima del portero y con ayuda de cierta pasividad de la defensa marca un precioso tanto….decepción verdinegra y estruendo de alegría entre la parroquia barakaldesa que sin tiempo para celebrar veía como en la siguiente jugada el arbitro Martiarena pitaba penalti a favor en una caída de Urruchutu en el área. Lanza Larreina fuerte al ángulo derecho. Cayón ataja la pelota que se le escapa pero en un segundo manotazo la desvía a corner. Sigue el 2-0.  ¡Menudos 10 minutos de derby!

barakaldo-1972-larreina
Larreina falla el penalty en pleno acoso del Barakaldo

El Baraka pudo quitarse los nervios y jugar con cierta placidez a pesar de la importancia del envite. El Sestao que estaba realizando una campaña fabulosa en liga y había avanzado bastante en copa pagó las consecuencias de sestao-3los fallos de la línea de atrás que únicamente podía frenar las embestidas gualdinegras a base de patadas y con un acertado meta Cayón que se rehizo del fallo del primer gol. Antes del descanso todavía hubo un segundo y discutido penalti en área sestaoarra. Cayón vuelve a atajar en buena estirada. Se podían haber ido con una goleada de escándalo y la armada fabril que llenaba el estadio de debatía entre deleite por el partidazo y la desazón por todas las ocasiones marradas que impedían celebrar todavía una victoria clave para el ascenso.

La segunda parte continuó por los mismos derroteros hasta que por fin en el minuto 80, en pleno acoso local, Lalo recoge en el borde del área un rechazo del portero y con la derecha marca de tiro fuerte raso. Ahora sí pataleaba sin piedad la tribuna aunque todavía quedaba tiempo para, en el último minuto marcar Garay el tanto del honor verdinegro. 3-1 resultado final. Dos puntos más al zurrón y siete de ventaja al Sestao a falta de 5 jornadas. El ascenso estaba hecho rezaban los titulares de la semana.

barakaldo-1972-maguregui-carmelo
Maguregui (Sestao Sport Club) y Carmelo Cedrún (Club Baracaldo)

1500 en Llodio

Podía ser en la siguiente jornada ante el C.D. Villosa, difícil e incómodo en su feudo de Altzarrate en Llodio. Carmelo Cedrún que acabó exclamando aquello de “que ganas tengo de perder de vista éstos campos, bueno éstas huertas” planteó un partido pragmático de acuerdo a las posibilidades del terreno. “Nada de florituras, ni pases, ni juego de mediana calidad” se quejaba el cronista de la época. La verdad es que el bueno de Carmelo, sabedor de la importancia del punto, planteó un clásico partido de contención controlando el centro del campo merced a la buena labor de Víctor, Nando y Urruchurtu en el medio, consiguiendo anular con un buen entramado defensivo las voluntariosas acometidas del C.D. Villosa que soñaba con tumbar al líder. En el equipo Alavés llodiofiguraban hombres que después formarían en históricas alineaciones gualdinegras como Ramirez Escudero, Escalza o Dueñas. Por su parte el Baraka, alentado sin tregua por los mas de 1500 hinchas que acompañaron al equipo ante un posible ascenso, apretaron en la recta final del partido ante la posibilidad de llevarse los dos puntos con Larreina y Uriona como los delanteros mas incisivos. Empate sin goles que junto a la victoria del River esa misma jornada dejaba al Club Baracaldo con 6 puntos de ventaja a falta de 4 jornadas. Una victoria en casa frente al C.D. Mirandés bastaba para ser campeón.

Y el 7 de Mayo de 1972, quince días después de que los casi 18.000 de lasesarre (descontemos los hinchas sestaoarras) celebrasen por adelantado el ascenso, el Club Baracaldo venció inmisericorde 5-1 al C.D. Mirandés proclamándose campeón de Tercera y logrando un ascenso seis años esperado. El quinto ascenso a Segunda de su historia (1935, 1946, 1958 y 1964 fueron los anteriores).

Las celebraciones oficiales, recordamos que Barakaldo estaba celebrando desde de 23 de Abril, se hicieron esperar. Quedaban tres jornadas liga y había que pasar el trámite. El club pidió permiso al Compostela para adelantar para el sábado el último partido de liga que se debía barakaldo-1972-ayuntamientodisputar en San Lázaro y venir con tiempo para acudir al recibimiento que se le estaba preparando. Y bien que se celebró como muestran éstas maravillosas instantáneas ya conocidas gracias al libro de Carlos Ibáñez Barakaldo 75 años de fútbol 1917-1992”. La carroza del campeón por el paseo Los Fueros y los jugadores Uriona, Goyenechea y Cucó entrando con la copa en el ayuntamiento entre la alegría de una afición entregada.

barakaldo-cf-1972-los-fuerosEse año 1972 el club cumplía 55 años de historia en una salud envidiable, el segundo equipo de Bizkaia, en Segunda, con las gradas llenas, con miles detrás, con portadas y titulares, con jugadores que son leyenda y no, no caigamos en el error de pensar que cualquier tiempo pasado fue necesariamente mejor porque todo eso que hicimos nos llevó hasta aquí. Toda esa gente que llenaba el campo transmitió su pasión y otras generaciones lo recogieron y otros aficionados llenarán otro campo, con otros éxitos, con nuevos jugadores que serán leyenda y a nuestros 100 años y pico seremos 8000 en Lasesarre que en éstos tiempos rodeados de fútbol moderno valen igual que aquellos 18000. Al tiempo.

Un artículo de David Palma para Histórico Barakaldo C.F.

PUERTO LUMBRERAS

barakaldo-c-f-entrada-aguilas-ascenso
Entrada del histórico del Águilas C.F. – Barakaldo C.F.
Suena el móvil. Es Unai, lo cojo. -Oye Aitor! ¿Tú te acuerdas bien de lo de Águilas? –Joder Unai, como no me voy a acordar!! –No, de lo del bus y todo eso… Fue oírlo y esbozar una sonrisa que me cubrió toda la cara como me ocurría en todas las ocasiones que se lo había contado. No era necesario que habláramos más. Ya intuía lo que me iba a pedir. Será una gozada revivir y volver a narrar las peripecias del último viaje con el Baraka en Tercera tal y como de forma exagerada yo las recuerdo. Acompañarme y subamos juntos el Puerto Lumbreras una vez más.

El sábado ya me desperté inquieto. Tenía que ser de esos días de siesta obligatoria. Y no porque un largo viaje nocturno esperaba, que también, sino porque se adivinaba muy larga la espera hasta las diez de la noche, hora programada para la salida del bus. Sabía que algunos terribles gualdinegros ya estaban disfrutando de las fabulosas playas de la costa cálida y eso aumentaba los deseos de llegar a destino. Buff..era mucho tema echar todo el finde fuera de casa y los 55 inscritos nos montamos salerosos en el autobús del ascenso. La gente fue acudiendo al lugar de siempre con los rituales acostumbrados; saludos, nervios, abrazos, el piscolabis en el bar de al lado y los dos o tres que siempre llegan tarde retrasando la salida ganándose el aplauso irónico del resto de la expedición.

Las primeras horas de un desplazamiento tan largo son excitantes. Las conversaciones giran y se cruzan de un lado a otro sin piedad… kurrelo, familia, la vida, la tensión de la espera, fútbol, mucho fútbol, la Eurocopa, que justo en ese momento atravesaba sus fases finales, pero sobre todo el rarísimo partido de la ida disputado siete días antes y donde ocurrió de todo, el resultado de 0-0 que llevábamos en la mochila adornado con todos sus tópicos (no es malo del todo, si marcas tienes muchas opciones…)… Llega la primera parada, cae la noche cerrada, algunos duermen, otros siguen hablando.

Mentiría si asegurase que recuerdo aquellas charlas pero sí que tengo la sensación de buen rollo y pasarlo bien. No dormí. No pude. Las cuatro horas de supersiesta, los nervios y el red bull que me tomé por si acaso actuaron como eficaz bálsamo anti-sueño. Y así pasaba la noche hasta que pronto, muy pronto apareció Lorenzo. A las 7 estaba atizando cosa mala. Brutal. La gente se despertaba y primeros cánticos. Estábamos llegando. Los chicos cada vez más animados, la gente no aguantaba en el asiento, más calor, más cánticos. Genial. Pasamos Lorca y las señales de la carretera nos lo chivaban. La autopista se bifurca. Águilas 30 km. Perfecto.

Y en esto, algo ocurrió. El viaje se empezó a torcer de igual forma que torció el bus en un inexplicable volantazo a la derecha que nos cambia la dirección. Cesan los cánticos. Más calor. La peña primero se mira extrañada y luego miran flipando a través de las lunas del autobús del ascenso. Se divisa otra señal. Puerto Lumbreras 15 km. Sin haber escudriñado ningún mapa la cosa ya era muy rara y enseguida se oyó un “éste se ha confundido” “¿porque cojones ha cogido esa salida?” y el clásico por aquí no es. Y subimos el puerto, y seguimos subiendo. La incomodidad y desasosiego de la situación nos imposibilitaron disfrutar de la mas que segura preciosa panorámica del paraje.
Calor, agobio, mosqueo, mucho calor. Llevábamos 10 horas de viaje y no estábamos para bromas. Era penoso pensar que nos encontrábamos a punto de llegar y ya casi nos llegaba el olor del lunch que nos tenían preparado en el hotel de los jugadores. La intención era arribar allí, estar con ellos, desayunar, darles ánimos, joder, iba a estar de puta madre. Pero no, ahí nos ves remontando el mítico Puerto Lumbreras para girar 30 km hacia atrás casi hasta Lorca y volver a coger la autovía dirección Águilas.

barakaldo-c-f-viaje-a-aguilas
Nueva ruta abierta. Barakaldo – Águilas rodeando puerto lumbreras

Bueno, ya pasó. Casi una hora perdida pero bueno. Seguimos. Otra vez la señal de Águilas 30 km. Seguir autovía dirección Águilas. Fácil. Íbamos apurados pero igual llegábamos. Y ocurrió. Se juntaron los astros en la posición adecuada y en uno de los actos más absurdos que hayamos visto en nuestra puta vida el chófer vuelve a dar volantazo a la derecha y enfila la salida del puto Puerto Lumbreras…NOOOOOOOO!!!!! Ya no era agobio ni mosqueo. Eran ganas de estamparnos ahí mismo en el monte. Locurón. Más y más calor. La gente se revuelve, cabezazos en los asientos. Llamada al Presidente Romero, que es hincha antes que presidente. Flipaba. Obviamente no nos podían esperar más y se marchaban para el campo. Otra vez subiendo el puerto, otros 30 km para atrás, otra hora perdida. El día de la marmota. Ya dudábamos de llegar al partido. Los que habían dormido creían que era una pesadilla. El desquicie de los gaupaseros era notable.

Aparece otra vez nuestra señal Águilas 30 km. Bifurcación, cuidado, ay ama…¡seguir autovía! Y el desvío al intimidante Puerto Lumbreras. Todo el bus: REC-TO!!, REC-TO!!, REC-TO!! Y no coge el desvío. Estalla el autobús. Gritos, la peña se abraza, vi gente llorar…parecía que había marcado el Baraka. Vaaaaamosssss!!!!!!

Todo lo demás salió perfecto. Aparcamos en el campo, salimos de la tartana con las piernas aún temblando y degustamos ahí mismo unos aperitivos de bienvenida que calmaron los ánimos en buena medida. Nos reunimos con los gualdinegros que andaban disfrutando del finde murciano y al partido.

Ni el ambiente decididamente hostil que reinaba en El Rubial ni la aplastante temperatura del mediodía que no era ni medio normal (tal vez allí sí) nos molestaba ya demasiado después de lo acontecido y la trascendencia del partido se impuso a cualquier tema extradeportivo. Su gol. El gol de Garrido. Los 20 min. de sufrimiento eterno. El final, el ascenso celebrado en el terreno de juego, la fiesta con la plantilla mas tarde en el famoso bar de La Hoya quedarán grabados en la historia del club. La vuelta fue tranquila, aunque nos hubiera dado igual perdernos por ahí, ese día fue de gloria. Y menos mal. Porque si no subimos la desventura del Puerto Lumbreras no daba para éste relato alegre y dicharachero sino para otro menos amable y necesariamente olvidable. El ascenso lo convierte en un mal necesario, un vía crucis, un camino de redención, una bonita historia. El plácido recuerdo que me pidió Unai dibujándome una sonrisa que me invadió toda la cara, como en todas y tantas veces que lo cuento desde entonces.

El gol de Garrido

barakaldo-c-f-aguilas-ascenso
El gol de Garrido para el Barakaldo C.F. y la locura de la afición gualdinegra

Recibimiento a la plantilla en La Hoya (Murcia).

Una viñeta de David Palma para Histórico Barakaldo C.F.

LA CARRERA DEL EQUIPO ASCENSOR, HÉROES DEL 64

Baracaldo altos hornos ceuta 1963 históricobarakaldocf
1962/63. Promoción a 2ª en Ceuta. Flores, Oleaga, Urcelay, Méndez, Tito, Tomás, Jaime, Oceja, ¿?,Goyenechea, Guardia, ¿? posando junto a un grupo de vascos reemplazados en el continente africano. “Barakaldo C.F. 75 años de fútbol 1917-1991 de Carlos Ibañez”
Atrás quedaban dos décadas de gloria. El Barakaldo de la posguerra y los años 50 se codeaba asiduamente con la realeza de Segunda División, pisando firme, salvo en contadas ocasiones, los puestos nobles de la clasificación. Días de vino y rosas.

Los sesenta trajeron un “ligero aperturismo” de franquismo, nuevos trabajadores vienen a calentar los hornos, aires de cambio en el mundo, revolución cultural, Beatles, la lucha por los derechos civiles y la carrera espacial. Para el club fabril, en cambio, los vientos empezaban a soplar en otra dirección. Recién descendido a Tercera eran de obligación los intentos para recuperar su plaza en la categoría de plata. Comenzaba una constante, una seña de identidad, la carrera por el ascenso.

Ceuta y dos encerronas

Lo intentaron con poca fortuna en la 62/63. Promoción de ascenso en Ceuta en el primer año del gran Ángel Calvo como entrenador. También primera de otras desastrosas visitas gualdinegras a la ciudad africana. Allí los  Goyenechea, Méndez, Tomás, Urcelay, Tito, Oleaga…cruzaron continente esperándoles una pequeña/gran encerrona con un césped seco, muy seco. Era de esperar. El 4-0 final parecía insuperable. Pero los jugadores se conjuraron. Como contaba recientemente el gran Goyenechea, el Txo de Bermeo, los futbolistas ceutíes se miraban ojipláticos al comprobar el estado del terreno de juego de Lasesarre. Eso no era un mangerazo, era un barrizal. “Cada uno juega con sus armas” se defendían los fabriles. Y casi funciona. 2-0 que casi remonta la eliminatoria. Había que esperar.

ceuta historico barakaldo 1964
El Barakaldo intentando jugar por arriba en el seco campo del Ceuta

Calvo Sotelo, el ascenso del 64

Y pasa otro año. Y el Baraka sigue porfiando. Obligación moral. Otra promoción 1963-64. El Calvo Sotelo de Andorra (Teruel) era el rival. Ésta vez primero en casa. Casi los mismos protagonistas en el cuadro de la margen izquierda. Éste año no se podía escapar.

Otro césped “rápido”, como mandan los cánones y rozando el lleno en Lasesarre. Ángel Calvo dispuso a Felipe en la puerta, Tito, Urcelay y Méndez en línea de tres, volantes para Tomás, Oleada, Jaime y Larrinoa, con Goyenechea, Mapresentacion1gfhfghfghfghkm-lkjklguregui y Carmelo arriba. Salieron para tomar la iniciativa con y sin balón, ritmo y presión. Pronto llegan ocasiones pero el Calvo Sotelo no se descompone a pesar del primer gol en el min.16. Maguregui. Con buen manejo de balón, salen bien a la contra y se repliegan en la táctica que llamaban del “acordeón”. Equipo de mucho oficio. Prisas en los gualdinegros. Arranca la segunda parte con otro golito de Maguregui. 2-0. Encarrilado pero los andorranos siguen con sensación de equipo y marcan su gol 2-1 en el min. 70 con el que se llegaba al casi final cuando, otra vez Maguregui, logra el 3-1 en el 93. Tiembla la preferencia, se cae la tribuna. Brutal. Como también Brutal algún cronista de la época que le asignó un “0” por no rascar bola al héroe del partido con su hat trik, Maguregui. Alguna cuenta tendría con él.

La vuelta un 14 de Junio. El Club Baracaldo A.H. sale con Felipe en la puerta. Tito, Urcelay y Méndez; Veamurguia, Tomas; Larrinoa, Oleaga, Goyenechea, Maguregui y Carmelo. 3-4-3 que venía siendo un clásico 3-2-5 de la época. Cuentan las crónicas que un público apasionado recibió al Barakaldo con una injustificada pita. Mucho calor, el terreno de juego seco y duro, la hierba no aparecía.calvo sotelo historico barakaldo cf Salió con ganas el equipo local en fuerte presión pero los contraataques del Baraka hacen mella y Goyenechea en el m.29 a pase de Larrinoa adelantan a los fabriles. Explosión de júbilo que dura poco. Empata el Calvo Sotelo a los 5 min. De ahí al descanso con un expulsado por equipo y bronca al trecilla. En el segundo tiempo siguen los agobios y fruto del empuje local llega el 2-1 en el m.75. Quedan 15 minutos de infarto. Ascenso o prórroga. Los héroes del 64 aguantaron el temporal y estallaron de júbilo con el pitido final. El Barakaldo vuelve a Segunda!!!!!

calvo sotelo alineacion historico barakaldo cf
Los héroes del 64. Felipe, Veamurguía, Méndez, Urcelay, Tomás y Tito. Larrinoa, Oleaga, Goyenechea, Maguregui y Carmelo.

Equipo ascensor

Quizás sea porque solo se aguantaron 2 temporadas en Segunda la razón de ser un ascenso menos recordado. El Barakaldo ahora era un equipo ascensor. En el resto de la década de los 60 continuarían los aires de cambio, los Altos Hornos siguen funcionando, los Beatles sacaron nuevos discos, algunas revoluciones triunfaron y el hombre pisó la Luna. El Barakaldo no volvería a pisar la Segunda hasta el gran ascenso del 72. Ahí seguían los Goyenechea, Méndez y Tito…héroes de los 60 en un Barakaldo luchador que no cesó en su noble empeño de devolver al club a la categoría de plata del fútbol. Una constante. Ahí seguimos.

David Palma para Histórico Barakaldo C.F.